Terminología: “Autista”, “Con autismo” y “Asperger”

La gente usa lenguaje diferente cuando habla del autismo. Algunos prefieren decir “un niño con autismo” porque enfatiza la identidad del niño más allá de su diagnóstico. Esto se denomina comúnmente lenguaje “primero la persona” y a menudo se recomienda como una forma respetuosa de hablar sobre discapacidades y otros temas de salud.

Sin embargo, otras personas, incluyendo muchos activistas del autismo, prefieren usar el término “autista”.

Esto se conoce como lenguaje “identidad-primero”. Los autodefensores autistas afirman que ser autista es, de hecho, parte de su identidad, al igual que otras etiquetas como católico, afroamericano, talentoso, etc. Argumentan que decir “con autismo” implica que el autismo es algo negativo que le ha sucedido a una persona, más que una parte integral de su identidad.

En esta guía usamos tanto “autista” como “con autismo” para reconocer la diversidad de opiniones de las personas.

Algunas personas también dicen que su hijo tiene “el trastorno de Asperger”. Ese diagnóstico está técnicamente desactualizado, porque en 2013 el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés) combinó el trastorno de Asperger con el trastorno del espectro autista. Sin embargo, muchas personas continúan usando el término Asperger para describir a los niños autistas que normalmente no tienen problemas de lenguaje o intelectuales.