¿Cómo puede ayudar el maestro de su hijo?

Los maestros pueden ser valiosas fuentes de información sobre qué tan bien está progresando su hijo en la lectura, señala el Dr. Matthew Cruger, director del Centro de Aprendizaje y Desarrollo del Child Mind Institute. Los maestros están familiarizados con los puntos de referencia y las expectativas para cada edad y pueden tener resultados de exámenes que resaltan los problemas. Pero incluso los maestros que reconocen un retraso en las habilidades de lectura pueden estar reacios a compartir esa información con los padres.

Los maestros a menudo se centran en resolver problemas de lectura, pero identificar o diagnosticar una afección como la dislexia está fuera del alcance de su capacitación. Por lo tanto, en muchos entornos, incluso se les prohíbe formalmente sugerir que los padres exploren una evaluación para la dislexia.

El Dr. Cruger también señala que si un niño no cumple con los puntos de referencia, los padres deben evaluar cuánto apoyo hay en casa para leer: ¿con qué frecuencia le lee a su hijo y  junto con él? ¿Tiene libros disponibles que se adapten a su nivel de lectura? ¿La lectura es tratada como una parte divertida e importante de su vida familiar?