A qué estar atento

Señales de que alguien pudiera tener un trastorno alimentario:

  • Pérdida de peso grave: Perder mucho peso, especialmente en un corto período de tiempo.
  • Obsesión por la imagen corporal: Preocupación constante por aumentar de peso, contar calorías o evitar los ingredientes alimenticios que pudieran “engordar”.
  • Odio al cuerpo: Preocuparse por lo “gorda” que está o comparar su cuerpo negativamente con el de los demás.
  • Perfeccionismo: Llevar al extremo el deseo normal de hacerlo bien y de verse bien. Debe obtener la calificación más alta, verse impecable o ser la primera en el equipo.
  • Ejercicio excesivo: Pasar horas corriendo en la caminadora para “quemar las calorías” de un pequeño refrigerio que ingirió, o insistir en salir a correr incluso cuando está enferma o hay mal clima.
  • Evitar alimentos: Saltarse comidas o fiestas donde comer o beber son el evento principal.
  • Esconderse y mentir: Usar ropa holgada para ocultar la pérdida de peso y siempre decir que ha desayunado mucho o que tiene “demasiada prisa” para comer.