Guía para Padres sobre Mutismo Selectivo

Guides

Disipando los mitos

El mutismo selectivo es relativamente raro, por lo que las personas, incluso los pediatras u otros especialistas, podrían no reconocerlo de inmediato o confundirlo con autismo o con un trastorno de la comunicación. Las personas también pueden pensar erróneamente que un niño no está hablando porque está siendo obstinado u opositor.

En realidad, los niños con SM están extremadamente ansiosos y no pueden hablar, incluso cuando lo desean. En otras palabras, un niño con SM no puede hablar, no es que se niegue a hablar.

También existe la creencia errónea de que los niños que no pueden hablar en algunos entornos han quedado traumatizados. De hecho, los niños que se vuelven mudos después de una experiencia traumática generalmente son mudos en todas las situaciones, no en entornos sociales específicos, como es el caso de SM.

Por último, no es inusual que los familiares piensen que un niño con SM es “simplemente tímido”, y que cuando crezca “se le pasará”. Sin embargo, estos niños son mucho más que tímidos: están congelados por la ansiedad. Cuanto más tiempo un niño permanezca sin hablar en ciertos entornos, más se perderá y más difícil será tratar el problema.