Guía para Padres sobre Mutismo Selectivo

Guides

¿Qué es el Mutismo Selectivo?

Cuando los niños no pueden hablar con ciertas personas o en ciertos entornos, puede que tengan un trastorno de ansiedad llamado mutismo selectivo (SM). Es común que los niños con SM sean muy habladores en el hogar con la familia, pero silenciosos en la escuela. Generalmente, los padres comienzan a notar señales de SM cuando el niño tiene tres o cuatro años. Es posible que el trastorno no se diagnostique hasta que el niño no esté en edad escolar, cuando sus problemas para hablar se vuelven más evidentes.

Un niño con SM podría durar un año o más en un salón de clases sin hablar una sola vez con sus maestros, consejeros o compañeros. Por lo general, los niños con SM son moderados y educados en el aula, por lo que su silencio puede malinterpretarse como timidez y nunca se aborda como una posible barrera para su aprendizaje. Además, los pediatras pueden decirles a los padres que la “timidez” pasará, lo cual disuade a los familiares evitando que busquen tratamiento.

El mutismo selectivo puede causar una disfunción significativa en la vida de un niño. Puede interferir con el rendimiento de los niños en la escuela, tanto académica como socialmente. Puede evitar que los niños pidan ayuda cuando la necesitan, como decirle al maestro que necesitan usar el baño. Y puede evitar que los niños participen en muchas actividades divertidas que requieren comunicación verbal, inclusive las citas para jugar. La buena noticia es que con la ayuda adecuada, los niños con SM pueden mejorar.