Cómo mejorar la relación entre padres e hijos

Uno de los efectos secundarios más desagradables de los problemas de conducta es el desgaste de la dinámica familiar. Cuando un niño tiene problemas crónicos de comportamiento, los padres a menudo no disfrutan del tiempo que pasan con su hijo. Esto puede ser frustrante y ser la causa de culpa. Los niños también se ven afectados negativamente cuando reciben críticas frecuentes o perciben la irritación de sus padres, lo que puede provocar resentimiento y puede dañar su autoestima.

Mejorar la relación entre padres e hijos debería ser una prioridad para todas las familias que se enfrentan a problemas de conducta crónicos. Para ello, intenten aumentar el número de interacciones positivas que tienen con su hijo y trate de no promover el conflicto.

  • Utilice estrategias de manejo de la conducta que refuercen lo que sí quieren ver (como dar instrucciones claras en un tono de voz neutral o usar muchos elogios etiquetados) en lugar de comentarios que sean críticos o se centren en lo que no quieren ver.
  • Atienda sus propias emociones y busquen maneras saludables de lidiar con las situaciones estresantes sin que éstas se intensifiquen. Use sus propias habilidades de autorregulación emocional o tómense un descanso si necesitan un momento para calmarse.
  • Como en cualquier relación que se desea cultivar, piense en cómo pueden construir (o crear) vínculos significativos. ¿Hay intereses comunes que puedan cultivarse? ¿Pueden establecerse nuevos rituales de relación?
  • Dedique un poco de tiempo todos los días para estar presentes y no juzgue a su hijo.

Cómo establecer tiempo de calidad diariamente

Incluso los periodos cortos de tiempo para estar juntos cada día, de forma segura, puede convertirse en algo que los niños y los padres aprenden a esperar. Debe ser un momento de conexión positiva, sin reglas ni órdenes, para ayudar a todos los miembros de la familia a calmar el estrés y apreciar la compañía de los demás. Y debe ser considerado como un tiempo especial que no depende del buen comportamiento del niño.

Estos son algunos consejos para el éxito:

  • Propóngase como meta 5 minutos por día con los niños más pequeños y 15 minutos con los adolescentes
  • Deje que su hijo escoja una actividad que le guste e intégrese a ella
  • Escuche activamente y deje que su hijo dirija la conversación
  • Valide sus elecciones e intereses
  • Concéntrese en dar una atención positiva al buen comportamiento
  • Ignore conductas malas menores
  • Evite dirigir la actividad o criticar a su hijo