Autismo: Tratamiento

Los programas educativos estructurados y la terapia conductual personalizada ha demostrado ser  beneficiosos para los niños con autismo.

Psicoterapéutico: el análisis de comportamiento aplicado (ABA, por sus siglas en inglés), es la terapia de autismo basada en evidencia más ampliamente aceptada. Se ha demostrado que ABA ayuda a los niños con autismo a desarrollar las habilidades necesarias y minimizar los comportamientos no deseados, como las autolesiones, y se ha demostrado que es exitoso para los niños en todo el espectro del autismo, de leve a severo. Su efectividad está respaldada por cientos de estudios.

La terapia ocupacional, (OT, por sus siglas en inglés), está diseñada para ayudar a los niños a adquirir las habilidades necesarias para realizar las actividades (u “ocupaciones”) de la vida diaria, incluyendo habilidades motoras finas y gruesas, habilidades de procesamiento sensorial, habilidades de autoayuda y otras.

Muchos padres también encuentran útil el uso de algo llamado “historias sociales”. Las historias sociales están diseñadas para ser una forma atractiva e interactiva de preparar a los niños para situaciones sociales. Las historias, escritas desde el punto de vista del niño, usan narración, fotos y dibujos para guiarlo a través de una experiencia, preparándolo para lo que puede esperar.

Farmacológico: no hay medicamentos para los síntomas específicos del autismo, pero a menudo se recetan medicamentos para ayudar con problemas que ocurren junto con el trastorno, como la depresión, la ansiedad e hiperactividad.

Alternativo: cabe señalar que se han propuesto muchos tratamientos alternativos e incluso “curas” para el trastorno del espectro autista. Ninguno de estos tratamientos alternativos (terapia de quelación (chelation therapy), dietas, suplementos, comunicación facilitada) cuentan con evidencia científica confiable que los respalde. Algunos, particularmente la terapia de quelación, terapia para intentar de eliminar metales pesados ​​del cuerpo mediante inyecciones químicas, pueden ser muy peligrosos. Es importante que los padres que elijan seguir estas terapias lo hagan con una amplia supervisión de un médico calificado.

Otros recursos:

El Autism Speaks 100 Day Kit (link en inglés) ayuda a las familias de niños de cuatro años y menores a aprender más sobre el autismo y cómo acceder al tratamiento. Las familias cuyos hijos han sido diagnosticados en los últimos 6 meses pueden solicitar una copia impresa sin costo. El kit también está disponible en español.