Tratamiento para la ansiedad

La ansiedad se trata mejor con terapia conductual o con una combinación de terapia conductual y medicamentos. 

La terapia basada en evidencia elegida para la ansiedad es la terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés). La TCC se basa en la idea de que la forma en que pensamos y actuamos afecta cómo nos sentimos. Al cambiar el pensamiento que está distorsionado y el comportamiento que es disfuncional, podemos cambiar nuestras emociones. 

Una de las técnicas más importantes en la terapia cognitivo-conductual para niños con ansiedad se llama exposición y prevención de la respuesta. La idea básica es que los niños están expuestos a las cosas que desencadenan su ansiedad en pasos estructurados y graduales, y en un entorno seguro. A medida que se acostumbran a cada uno de los desencadenantes, la ansiedad se desvanece y están listos para enfrentarse a otros cada vez más poderosos. 

Los medicamentos también pueden aliviar los síntomas de ansiedad y hacer que la terapia conductual sea más efectiva para algunos niños. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, por sus siglas en inglés) han demostrado ser efectivos para controlar la ansiedad. 

Recursos adicionales: