Ask An Expert / Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

¿Cómo puedo ayudar a mi hija con los problemas sociales que acompañan al TDAH?

Empiece a practicar habilidades sociales con citas de juego estructuradas

Mary Rooney, PhD

Mi hija tiene TDAH y le está afectando su forma de hacer amigos. ¿Cómo podemos ayudar con los problemas sociales que acompañan al TDAH?

Esta es una gran pregunta. Las personas suelen asumir que el TDAH afecta únicamente ir a la escuela y hacer la tarea, pero los niños con el trastorno en realidad tienen mucha más dificultad con las interacciones sociales que los niños sin TDAH. Los niños que tienen el subtipo inatento del TDAH tienen más probabilidades de ser ignorados por sus compañeros. Es más probable que estén fuera del grupo o, si están dentro, probablemente no participen ni se involucren mucho. Los niños con los subtipos hiperactivo/impulsivo del TDAH,  o con la combinación inatento e hiperactivo/impulsivo, a menudo son rechazados por sus compañeros. Estos son los niños que de manera involuntaria son intrusivos. Pueden intervenir en momentos inapropiados y tomar las riendas de la situación, o simplemente pueden hablar demasiado. Con el tiempo, sus compañeros empiezan a encontrar estos comportamientos desagradables y evitan activamente a estos niños.

Cuando se trata de ayudar con asuntos sociales, una de las mejores cosas que los padres pueden hacer es establecer lo que llamamos citas de juego estructuradas. Para hacer esto usted necesita establecer expectativas claras sobre qué es un buen comportamiento. Por ejemplo, usted y su hija deben discutir de antemano cómo debe ser tratado un invitado en su casa. Explíquele que cuando jueguen juntos, su hija debería dejar que su invitado elija el juego que van a jugar. También debería prestar atención a si su invitado se está divirtiendo o no. Los niños con TDAH a menudo descuidan las señales sociales de su compañero de juego, así que intente que preste atención a si su invitado parece aburrido o parece que se está divirtiendo. Incluso ella puede preguntarle a su invitado: “¿Te estás divirtiendo con este juego?”. Si el invitado parece aburrido, su hija debería sugerirle que elijan un nuevo juego. Usted también puede ayudar propiciando estos buenos comportamientos sociales durante la cita de juego y luego desaparecer de la escena.

Sin exagerar, también debería asegurarse de elogiar a su hija por las cosas que está haciendo bien. Usted puede hacer esto de manera sutil durante la cita de juego y luego repetir el elogio más tarde. De igual manera, después de la cita de juego debería dar pie a que comenten las cosas en las que ella puede trabajar para la próxima vez.

Las reuniones de juego estructuradas deben ser breves, ya que generalmente es mejor cuando los niños están aprendiendo nuevas habilidades. Por supuesto, durante una reunión corta también habrá menos oportunidades de que algo salga mal. Para un niño más pequeño, media hora debería ser suficiente, para un niño más grande puede ser un poco más larga. Este método funciona muy bien para los niños hasta quinto grado. Incluso puede usarlo con algunos niños de sexto grado si están abiertos a recibir comentarios de sus padres. Por supuesto, los niños se sentirán más motivados para aceptar el consejo si reconocen que las interacciones sociales son un problema para ellos.

A veces, los maestros y asistentes de la escuela también están dispuestos a ayudar con las dificultades sociales. Un maestro atento podría conectar a un niño que está luchando socialmente con otro estudiante con el que ya tiene una relación positiva. Los maestros también pueden ayudar fomentando ciertas buenas habilidades sociales y luego elogiando a los niños cuando las cumplen.