Ask An Expert / Ansiedad

Después de estar enferma en casa por cuatro días, mi hija, a quien le encantaba la escuela, ahora llora cuando la dejo. ¿Qué puedo hacer?

Ayúdela a desarrollar sus habilidades de afrontamiento

Rachel Busman, PsyD
Rachel Busman, PsyD, ABPP

Senior Director, Anxiety Disorders Center; Director, Selective Mutism Service

Child Mind Institute

Tengo una hija de casi 5 años a la que le encantaba la escuela. Después de estar en casa durante 4 días por una enfermedad, ahora se niega a ir. Está feliz mientras se viste en la mañana y en el camino hacia la escuela, pero apenas nos acercamos a su salón de clases empieza a llorar y a decir que quiere quedarse conmigo. Si esto hubiera sucedido los primeros días de escuela, lo habría entendido, pero estoy tratando de pensar en lo que podría estar causando esto, ya que ella había estado feliz en la escuela durante dos meses.
Su maestra dice que una vez que me voy, ella está bien por completo, y la he visto a través de la ventana antes de recogerla y parece feliz allí. Por la mañana, cuando está alterada, solo dice que quiere estar conmigo, y cuando la recojo, es como si se hubiera olvidado de la mañana.
He practicado la crianza con apego desde que nació y hasta el mes pasado yo pensaba que ella estaba totalmente segura, pero ahora estoy empezando a dudarlo. Odio verla tan alterada por la mañana y odio tener que presionarla a que haga algo que no quiere hacer. Apreciaría su consejo.

Me alegra que nos haya contactado porque es evidente que usted está angustiada. Sé que para un padre, dejar a un niño llorando es una de las cosas más difíciles de hacer. Pero la mayoría de los niños son bastante resistentes, y no queremos subestimar su capacidad de hacer frente a situaciones difíciles.

Cuando un niño está enfermo y falta a la escuela durante 4 días, no es de extrañar que el regreso a la escuela le cause algo de estrés. Pero en este caso no parece que ella se sienta sobrepasada por el estrés: puede que diga que no quiere ir, pero sí va y parece recuperarse rápidamente.

No veo evidencia aquí de que su hija no sea una niña con un apego saludable. Sentirse segura no significa que nunca sienta ansiedad o reticencia a hacer algo, sino que es capaz de hacer frente a esos sentimientos.

Al parecer su ausencia de 4 días interrumpió una adaptación saludable a la escuela y desencadenó un patrón que sería bueno romper lo antes posible. Usted ya le ha preguntado qué es lo que le molesta y ella no ha expresado nada específico, por lo tanto usted no tiene que sentirse obligada a preguntarle qué le pasa cada día. Más bien, sería bueno si la elogiara por las cosas positivas  que está haciendo: “Lo hiciste muy bien al vestirte sola y rápidamente” o “sé que es difícil, pero me encanta que estés caminando hacia el auto para ir a la escuela”. En la escuela, si ella titubea, ofrézcale información objetiva que pueda animarla: puede mencionar los amigos que están allí y las cosas que le gusta hacer. Y es bueno mostrarle con su propio comportamiento que usted siente que ella está bien, que usted tiene confianza en que le va ir bien, y que sabe que ella puede lidiar con esto.

Si su hija se estuviera desvinculando de las actividades escolares, si no jugara con sus amigos, si no estuviera participando en las cosas que antes disfrutaba, o si usted viera cambios en sus hábitos alimenticios y de sueño, esas serían señales de que podría estar sucediendo algo más problemático. Y probablemente los maestros de su hija le hubieran expresado su preocupación si ella no se estuviera recuperando bien.

Por lo demás, usted puede ayudarla a volver a separarse de usted con confianza al no preocuparse demasiado por sus quejas. A veces, sin querer, fomentamos un comportamiento que no es efectivo al prestarle demasiada atención, y el comportamiento se desvanece sorprendentemente rápido si no le prestamos atención. No es ser un mal padre ignorar un poco de lloriqueo o de resistencia. De hecho, ayuda a los niños a superar las situaciones difíciles si le prestamos más atención a las cosas que queremos que hagan.