Ask An Expert / Ansiedad

Mi hija de 2 años tiene muchos miedos y están empeorando. ¿Me debería preocupar?

Los miedos son comunes en estas edades, pero algunos niños reaccionan demasiado

Laura Kirmayer, PhD, MSW

Laura Kirmayer, PhD, MSW

A mi hija de 2 años siempre le han dado miedo las cosas como los insectos y los ruidos fuertes, pero recientemente esto ha estado empeorando. Le da miedo el agua del baño, las puertas abiertas, y también cuando su cabeza se atora en su camiseta al vestirla. La mayoría de las noches se despierta y grita “!mamá!” o “!papá!”, y no le gusta meterse debajo de la cobija porque le da miedo. Cuando se despierta a gritos normalmente se vuelve a dormir estando en mis brazos y no puedo dejarla en su cama porque se despierta gritando de nuevo. Es mi primera hija, y parece ser una niña completamente normal, pero a veces le dan tanto miedo las cosas que no la puedo tranquilizar. ¿Me debería preocupar o es un comportamiento normal?

El desarrollo temprano de un niño puede causar mucha confusión y ansiedad, especialmente cuando hay tantos consejos (los cuales a menudo se contradicen) por todos lados. Así que está muy bien que nos haya contactado.

Es algo muy normal que los niños empiecen a tenerle miedo a las cosas en esta etapa de su desarrollo. De hecho, es una buena señal que nos indica que su sistema neurológico, el cual les avisa si están en peligro, se está desarrollando. Pero, al pasar por esta fase, muchos niños pueden ser demasiado reactivos, como si tuvieran un sistema de alarma muy sensible que sigue encendido aun cuando no es necesario que lo haga.

Es importante que ayude a su hija a desarrollar una tolerancia a la angustia y al miedo que puede tener hacia las cosas que la hacen sentirse incómoda. Algo que pueden empezar a hacer usted y todas las personas que la cuiden es crear un modelo de flexibilidad y de tolerancia hacia la angustia en sus vidas día a día. Esto debido a que los padres, a menudo y sin intención, modelan las reacciones de sus hijos a través de sus propias reacciones a las cosas que angustian. Siendo un buen modelo, puede ayudar a su hija a volverse más resistente a sus miedos.

Si necesita un poco de ayuda, considere acudir a un profesional de salud mental. Cuando las familias vienen a nuestras oficinas con cuestiones similares, entrenamos a los padres a que reaccionen de maneras que eleven la tolerancia de sus hijos hacia la angustia y mejoren su flexibilidad.

Finalmente, ya que su hija está en una etapa crucial de desarrollo, yo recomendaría llevarla a que sea evaluada. Los resultados de la evaluación podrían indicar que ella podría beneficiarse de este tipo de entrenamiento conductual, o que podrían estar sucediendo otras cosas en su desarrollo. Aunque ya la haya observado crecer desde que nació hasta ahora, ella se está desarrollando a un ritmo rápido, así que cuanto antes reciba una evaluación, mejor.