Ask An Expert / Comportamiento

Mi hijo, que tiene TDAH, se pone agresivo cuando le pido que haga cosas. ¿Cómo puedo resolver esta situación?

Una madre se preocupa por un niño que cada vez se enfada más

Samantha P. Miller, PhD

Mi hijo es más agresivo cuando le pido que haga cosas en la mañana o en la noche. Tiene mucha ira. ¿Es esto normal para un niño con TDAH? Ha empezado a golpear cuando está enfadado. ¿Qué puedo hacer para controlarlo? ¿Va a empeorar? Tengo miedo de que no sea capaz de controlarlo. Últimamente, no quiere tomar sus píldoras de Concerta. Soy una madre soltera y él tiene visitas con su padre los martes y los jueves, y cada dos fines de semana. Su padre no cree que necesite los medicamentos y esto empeora las cosas para mí.

La agresión en los niños con TDAH suele ser una respuesta a las exigencias y a los desafíos que los frustran. No es raro, pero la buena noticia es que los propios niños, y sus padres, pueden aprender a manejarlo y minimizarlo con una terapia conductual efectiva. El objetivo del tratamiento es ayudar a su hijo a aprender nuevas formas saludables de lidiar con el enojo, el estrés o la tristeza.

Puede ayudar a controlar el comportamiento de su hijo al estructurar sus ambientes en el hogar de manera que él tenga una idea clara de las expectativas y de las reglas de cada casa. Es importante que los padres se muestren firmes en sus comunicaciones, tanto en lo que respecta a los comentarios positivos como a la disciplina. La coherencia es crucial para los niños con TDAH, al igual que la estructura que los ayuda a ser productivos y evitar los conflictos. Reaccionan bien a los horarios y rutinas relacionadas con los deberes y las tareas, mediante un sistema de recompensas que refuerza el comportamiento positivo.

Los medicamentos estimulantes se han utilizado para tratar el TDAH durante más de 50 años, y se han realizado investigaciones importantes sobre su eficacia, seguridad y efectos secundarios. Pero su hijo debe recibir la supervisión de su médico para saber si le están funcionando, incluyendo si está experimentando efectos secundarios molestos, y realizar los cambios necesarios en el tratamiento.

En términos de evaluar si lo necesita o no, es importante comparar las desventajas de tomar medicamentos con las desventajas de no tomarlos, que pueden incluir la disminución de la autoestima relacionada con problemas en la escuela, conflictos en el hogar y dificultades para llevarse bien con otros niños.

Independientemente de lo que se decida, usted, el padre de su hijo y su médico, deben trabajar juntos como las personas más importantes del equipo de tratamiento de su hijo.