Hablar sobre sexo no es fácil para nadie. Para los padres, incluso la sola idea de hablar con sus hijos sobre sexo es incómoda, pero hoy en día nos encontramos en la dolorosa posición de tener que hablar con los niños sobre el acoso sexual y el tipo de comportamiento inapropiado que se ha convertido en un elemento básico de las noticias últimamente. Parte de las cosas que se reportan son, francamente, terribles.

Por eso es tentador evitar hablar de ello. Pero eso es un error. Lo primero que les diría a los padres es que no lo ignoren. Ignorarlo no hará que desaparezca.

Si no les habla a los niños, incluso a los niños pequeños, sobre lo que hay en las noticias, es muy probable que alguien más se los esté diciendo. Si sus hijos no le han preguntado nada sobre este tema, es posible que se sientan incómodos al mencionar lo que han escuchado. Estos son temas vergonzosos, tanto para ellos como para usted. Puede ser incómodo para ellos, pero no hacer preguntas puede conducir fácilmente a conceptos erróneos y secretos que no son de ayuda.

Entonces, ¿cuál es el enfoque para abordarlo? Depende de la edad que tengan. Pero en general: responder preguntas, estimular que compartan sus pensamientos y luego compartir sus propios pensamientos y valores.

Averigüe primero lo que han escuchado: de amigos, televisión, periódicos, redes sociales. En un momento en el que se está poniendo al día y hablando sobre su día, les preguntaría qué han escuchado en términos generales sobre, digamos, hombres que se comportan de manera insultante con las mujeres u hombres mayores que se acercan a las adolescentes, sea lo que sea, es probable que estén escuchando cosas. En primer lugar, desea escuchar, animarlos a que le cuenten lo que han escuchado y hacer las preguntas que puedan tener.

Luego, responda sus preguntas. Su objetivo es darles los hechos de una manera apropiada para su edad. No sea impúdico, pero no evite los detalles si preguntan por ellos. Evitar los hechos no protege a los niños de cosas dolorosas. Los deja vulnerables a las fantasías que los niños usan para llenar los espacios en blanco cuando los adultos no son comunicativos. Lo que imaginan puede ser peor que la realidad.

Luego, hable sobre lo que piensan al respecto.

Y finalmente, aproveche la oportunidad para decirles lo que piensa.

Su objetivo en estas discusiones es darles un marco de referencia para pensar en eventos perturbadores. En estas situaciones, tranquiliza a los niños si les dice lo que cree que está bien y lo que está mal. Y los ayuda a saber que cuando suceden cosas malas, hacemos cosas para asegurarnos de que no vuelvan a ocurrir.

En el caso del tipo de acoso sexual del que hemos escuchado, también es una oportunidad para hablar sobre el comportamiento apropiado. ¿Cuándo está bien tocar a otra persona? ¿Qué significa obtener permiso y negar el permiso? ¿Cómo podemos respetar a otras personas: sus cuerpos, su espacio, sus deseos?

También es una buena oportunidad para hablar sobre cuándo es correcto o importante hablar sobre algo que le sucedió, especialmente si es vergonzoso o aterrador. Recuérdeles que no importa lo que suceda, siempre querrá escuchar sus preocupaciones y pensamientos.

En childmind.org tenemos recursos detallados para ayudar a los padres a hablar con sus hijos sobre cómo manejar la atención sexual no deseada, sobre la importancia del consentimiento en la actividad sexual y sobre cómo ayudar a los niños más pequeños a establecer y respetar límites.

Esto no es sencillo. Pero la conversación nacional sobre el acoso sexual es importante, y este es un momento importante de enseñanza. Esperamos que estos recursos le permitan ayudar a los niños a desarrollar un sentido fuerte y seguro de cómo queremos que se comporten. Y esta conversación puede iniciar un diálogo continuo con sus hijos que los beneficiará inmensamente a todos.