RAD: A qué estar atento

Los signos del RAD en bebés y niños pequeños incluyen una apariencia retraída, falta de sonrisa y falta de reacción cuando los padres o cuidadores intentan interactuar con ellos. Por ejemplo, es posible que un niño con el trastorno no se estire cuando se le levanta o no responda a un juego de miradas. Puede parecer que no le afectan los movimientos de los demás y que no le interesa observar a los demás cuando se mueven por una habitación. En lugar de buscar la atención de un padre o cuidador, estos niños intentarán cuidarse y calmarse a ellos mismos. Cuando están angustiados, pueden calmarse más rápidamente sin la atención de un adulto.

Relacionado:

Hitos del desarrollo

Mi nieto de 5 años llora por cualquier cosa ¿Cómo puedo ayudar?