Trastorno de síntomas somáticos: ¿Qué es?

Los niños con trastorno de síntomas somáticos se preocupan mucho por tener una enfermedad. No están plagados de síntomas imaginarios, sino de una intensa preocupación generada por síntomas físicos reales que suelen ser leves e intrascendentes, pero que han sido mal interpretados por el niño. Los dolores de cabeza, de estómago, los sarpullidos, la fatiga y las náuseas que experimentan en la vida cotidiana los hacen gastar tiempo y energía desproporcionadamente al preocuparse por la posibilidad de tener una enfermedad grave que amenace su vida.

A veces a un niño que tiene una enfermedad médica concurrente se le diagnostica también un trastorno de síntomas somáticos, cuando sus temores y su preocupación por la enfermedad causan más impedimentos de los que se esperarían de la enfermedad física por sí sola.