Cómo ayudar a los niños con dislexia

Afortunadamente, existen apoyos basados en la evidencia para ayudar a los niños con dislexia a mejorar sus habilidades de lectura. Un programa apropiado para un niño con dislexia podría incluir estas características, dice el Dr. Cruger:

  • Instrucción multisensorial en habilidades de decodificación
  • Repetición y revisión de habilidades
  • Intensidad en la intervención, es decir, algo más que ser sacado de la clase una vez por semana para obtener ayuda adicional
  • Grupo pequeño o instrucción individual
  • Enseñanza de habilidades fonológicas
  • Enseñanza y reforzamiento de palabras de fácil reconocimiento
  • Enseñanza de estrategias de comprensión para ayudar a los niños a deducir el significado de lo que están leyendo

El Dr. Cruger agrega que una parte importante de apoyar a los niños con dislexia es encontrar formas de disminuir su incomodidad por la lectura y hacer que aprender a leer sea agradable, no humillante. Eso significa minimizar la cantidad de tiempo que pasa corrigiendo al niño y maximizar el estímulo cuando obtiene ganancias, incluso si son pequeñas.

Los programas de lectura que han demostrado ser efectivos para niños con dislexia incluyen:

  • El Método Wilson
  • El Enfoque de Orton-Gillingham
  • Prevención del Fracaso Académico (PAF)
  • El Programa Lindamood-Bell
  • RAVE-O

¿Qué no ayuda? La tutoría simple en un centro de aprendizaje convencional que no está enfocado en la rehabilitación, o en el desarrollo de las habilidades faltantes, puede ser contraproducente si es una experiencia desagradable. Practicar la lectura ayuda a los lectores típicos a mejorar, pero puede ser una fuente de angustia para los lectores disléxicos. “Si el niño odia la experiencia de tener ayuda para leer, no es útil”, señala el Dr. Cruger. “Y no trata la fuente del problema, que es la debilidad fonológica”.