Tratamiento del Comportamiento para el TDAH

¿Cuáles son los tratamientos del comportamiento para TDAH?

Las terapias del comportamiento no eliminan los síntomas centrales del TDAH, pero pueden ser muy útiles para enseñarles a los niños a manejarlos mejor. Por ejemplo, los niños que tienen problemas para acabar las cosas y mantenerse organizados pueden aprender técnicas para completar tareas, mantener las asignaciones en orden, y realizar sus tareas escolares.

También existe un tipo de terapia del comportamiento llamada entrenamiento para padres que puede ayudar a reducir los problemas de comportamiento que se derivan del TDAH en los niños. La terapia de interacción de padre e hijo y otras formas de entrenamiento para padres les enseñan a los padres cómo trabajar con sus hijos para cultivar buenos comportamientos, mientras minimizan los comportamientos impulsivos y de inatención. Estimulado por un refuerzo más positivo, los niños que han estado fuera de control pueden aprender a controlar su comportamiento y a disfrutar relaciones más recompensantes con padres y maestros.

Según los niños crecen, con frecuencia comienzan a trabajar más de manera individual con los médicos para fortalecer sus habilidades organizacionales y desarrollar planes de comportamiento efectivo.

Cuando un niño es lo suficientemente mayor, la terapia cognitiva del comportamiento puede ayudar a enseñarle a controlar sus comportamientos al lograr un entendimiento sobre cómo sus pensamientos y sentimientos lo influencian.

Para saber más sobre la terapia conductual para niños con TDAH, haga clic aquí.

¿Qué podemos hacer para ayudar a los niños a fortalecer las funciones ejecutivas?

Para reforzar a los niños que tienen habilidades débiles en estas áreas, los especialistas de aprendizaje enseñan una mezcla de estrategias específicas y estilos de aprendizaje alternativos que complementan o mejoran las habilidades particulares de un niño.

Con los niños en la escuela elemental, los especialistas educacionales usualmente trabajan con los padres y los niños juntos, para establecer rutinas y herramientas para hacer el trabajo de manera exitosa con conflicto mínimo. Por ejemplo:

  • Los listados pueden ser útiles para cualquier cosa desde salir de la casa a tiempo en la mañana hasta hacer las tareas escolares después de la escuela, hasta la rutina para irse a dormir. Debido a que los pasos necesarios para completar una tarea con frecuencia no son obvios para los niños con TDAH, definirlos de manera clara con anticipación, y publicarlos de manera prominente, hace que una tarea sea menos abrumadora y sea más fácil de lograr.
  • Asignar un límite de tiempo para cada paso, particularmente si es un proyecto grande, de largo plazo, ayuda a los niños a administrar su tiempo y evitar subestimar qué tanto tiempo se tomará el hacer algo.
  • Usar un planificador es esencial para los niños con TDAH quienes tienen dificultad para recordar las cosas como las asignaciones de la escuela.
  • Crear un tablero de recompensas en el hogar, así como también en la escuela, puede ayudar a motivar a los niños que se distraen fácilmente y que tienen dificultad para adquirir habilidades nuevas.

     Para más información sobre los adolescentes con TDAH, haga clic aquí.