Mutismo selectivo

Los niños con mutismo selectivo tienen dificultades para hablar en algunos entornos, como en la escuela cuando están cerca del maestro. Esta dificultad va más allá de la timidez típica: los niños con mutismo selectivo se quedan “congelados” por ansiedad y se sienten incapaces de hablar. 

Para ser diagnosticado con mutismo selectivo o MS (SM, por sus siglas en inglés), un niño debe cumplir los siguientes criterios: 

  • El niño debe poder hablar en algunos entornos pero no en otros.
  • La condición debe haber durado un mes (sin incluir el primer mes de clases).
  • La incapacidad del niño para hablar debe interferir con la escolarización y las actividades sociales.
  • La incapacidad para hablar no debe ser atribuible a un trastorno de comunicación o una falta de conocimiento del idioma que se habla en su entorno.