Indudablemente, usted como padre ha hecho un gran trabajo ayudando a su hijo que tiene trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH a que se organice, sea puntual y permanezca enfocado. También ha defensor de su hijo asegurándose que tenga acceso a los servicios académicos, adaptaciones del salón de clases y tratamiento psicológico. Así que cuando llegue el momento de mandar a su hijo a la universidad, no le debería sorprender que su tarea como padre todavía no se ha acabado. Aunque los estudiantes de universidad son los principales responsables del manejo y control de su TDAH (ADHD, por sus siglas en inglés), los padres todavía siguen siendo parte del equipo de apoyo.
Aquí les damos unos consejos para que usted y su hijo mantengan el curso.

  1. Planee seguir involucrado. Conforme su hijo se hace más responsable del control de su TDAH, va a ser importante planear las maneras en las cuales usted le va a seguir ofreciendo apoyo. Usted y su hijo deberían colaborar para el desarrollo de este plan. Pregúntele qué tanto quiere que usted se involucre. ¿De qué maneras piensa que usted puede ser de más ayuda? Respete sus opiniones, considere sus puntos de vista y ajuste sus expectativas con esto en mente. Su plan también debería describir las maneras en las cuales su hijo lo va a mantener al corriente de su progreso escolar y de su salud mental.
  2. Asegúrese de tener acceso al expediente académico de su hijo. Algunos estudiantes con TDAH no reconocen que sus calificaciones están bajando hasta que ya es demasiado tarde. Otros se dan cuenta de ello, pero sienten que no pueden hacer nada al respecto. Como padre, usted puede ofrecer ayuda a su hijo a través de la supervisión de sus calificaciones durante el semestre, y hablando con él en cuanto note que sus calificaciones están bajando. Por lo general, las universidades publican las calificaciones en línea poco tiempo después de que se haya completado un examen u otro trabajo académico. Los estudiantes tienen acceso automático a esta información, pero los padres no. Bajo el Family Educational Rights and Privacy Act (FERPA), los padres pueden acceder a los expedientes académicos solamente con el consentimiento escrito de los hijos, o si los padres proveen evidencia que dicte que el estudiante es un dependiente bajo su declaración de impuestos más reciente. Para aprender más sobre los procedimientos específicos de cada universidad para tener acceso a los expedientes académicos, haga una búsqueda de “FERPA” en la página de Internet de la universidad o llame a la oficina del registro académico universitario.
  3. Ayude a su hijo a obtener servicios de apoyo para el TDAH. Una de las mejores cosas que usted puede hacer para apoyar a su hijo es ayudarlo a identificar y a tener acceso los servicios académicos de apoyo en el campus de la universidad. Los estudiantes universitarios con TDAH son elegibles, pero no se los dan automáticamente. El estudiante es responsable de informar a la universidad sobre su diagnóstico de TDAH y presentar los documentos necesarios (los cuales varían dependiendo de la escuela). Con su hijo, contacte a la oficina de apoyo para las discapacidades de la universidad. Asegúrese que su hijo haga una lista de todos los servicios de apoyo que ofrece la universidad y determine qué servicios y adaptaciones podrían beneficiarlo. También asegúrese de que tenga los documentos necesarios. Hay una guía para obtener adaptaciones en el sitio web de NAMI (página en inglés).
  4. Tengan una conversación sobre el alcohol. En la mayoría de las universidades es muy común el consumo de alcohol entre menores de edad. Desafortunadamente, los estudiantes con TDAH sufren más consecuencias negativas con el consumo del alcohol que los otros estudiantes sin el trastorno. Las consecuencias varían e incluyen problemas de relaciones, dificultades académicas, el comportamiento sexual riesgoso y el daño físico. Hable con su hijo sobre los riesgos del consumo del alcohol y aliéntelo a no beber. Este es un asunto serio y necesita una conversación seria. Evite hablar de sus propias experiencias relacionadas con el alcohol en sus días de universidad a menos que transmitan una lección clara que se aprendió por las malas.
  5. Hablen del dinero. La inatención e impulsividad que forman parte de la vida con TDAH pueden interferir con el manejo adecuado del dinero. Asegúrese de que usted y su hijo tengan un plan acerca de cómo se va a manejar el dinero. Si a usted le preocupa que su hijo compre cosas impulsivamente, ayude a su hijo a abrir una cuenta de ahorros y poner la mayoría del dinero que le va a dar a su hijo ahí. Cada mes puede transferir una cierta cantidad de dinero en su cuenta personal de ahorros.