Durante la crisis del coronavirus, muchos estudiantes universitarios están de vuelta en casa con sus padres, tratando de definir cómo manejar sus cursos, sus vidas sociales y sus relaciones familiares. La manera como lucirá esto variará según las necesidades y circunstancias únicas de los estudiantes y las familias. Pero si usted está apoyando el aprendizaje en casa de un estudiante universitario, existen algunas pautas y principios que pueden facilitarle la vida a usted y a su hijo.

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.

¿Cómo aprenden los estudiantes universitarios?

Hasta a mediados de los 20 años, nuestros cerebros y habilidades de funcionamiento ejecutivo todavía se están desarrollando. Los adultos jóvenes, especialmente los estudiantes universitarios, pueden necesitar un apoyo continuo para desarrollar estas habilidades y volverse más independientes.

Los adolescentes no hacen la transición a estudiantes universitarios independientes de la noche a la mañana. Muchos todavía están aprendiendo cómo adaptarse a todo este tiempo libre no estructurado, por lo que cosas como organizar horarios, planificar con anticipación las tareas a largo plazo y equilibrar el estudio y el tiempo de inactividad a menudo son conceptos muy nuevos.

Una de las mejores maneras para que los estudiantes universitarios dominen estas habilidades de funcionamiento ejecutivo es aprender con el ejemplo. En lugar de manejar estas tareas por su hijo, modele cómo maneja la planificación y la organización en su propia vida. Invítelos a ver, a hacer preguntas y participar en las formas en que usted aborda los proyectos, planifica las tareas cotidianas y realiza la transición entre el trabajo y las actividades de ocio. A través de la práctica y la observación su hijo podrá desarrollar estas habilidades por sí mismo, incluso mientras está viviendo en casa.

Relacionado: Estrategias para apoyar el aprendizaje en casa para cada edad

¿Cómo pueden los padres apoyar a los estudiantes universitarios en casa?

A menudo es difícil lograr un equilibrio entre dar independencia a los estudiantes y guiarlos a tomar decisiones saludables. Y especialmente con todos los que enfrentan mucho estrés e incertidumbre, podría tomar un poco de prueba y error descubrir qué tipos de apoyo funcionan mejor para usted y su familia. Considere algunos de los siguientes consejos a medida que crean nuevas rutinas juntos:

  • Comience con compasión. Los estudiantes universitarios que están arrastrando los talones con la planificación, la motivación y la postergación probablemente tengan dificultades para adaptarse a la transición de la vida y el aprendizaje en el hogar. También pueden estar lidiando con debilidades subyacentes en el funcionamiento ejecutivo o desafíos de salud mental que se ven exacerbados por estos cambios. Recuerde que lo que parece ser pereza podría ser miedo, ansiedad o falta de confianza bajo la superficie. Un poco de empatía y comprensión de su parte puede ser muy útil.
  • Priorice lo básico. En este momento, cumplir con los plazos y ajustarse a los horarios puede ser más importante que completar el trabajo a la perfección. Si su hijo está teniendo dificultades para comenzar, anímelo a que se concentre en entregar la tarea sin preocuparse por lo bien que se haya completado. Habrá tiempo para concentrarse en los detalles una vez que su estudiante se haya asentado en este nuevo entorno.
  • Ofrezca alabanzas. La autoestima de su joven adulto es extremadamente importante en este momento. Si están trabajando duro, elogie el esfuerzo, independientemente del resultado. Por ejemplo, puede felicitarlos por terminar una parte de un proyecto, en lugar de enfatizar las partes que aún deben hacer.
  • Fomente la colaboración. Cuando viven lejos de casa, los estudiantes universitarios a menudo confían en sus compañeros para trabajar las ideas y progresar en los proyectos. Ahora que están en casa, puede sugerir que establezca chequeos con amigos o compañeros para ayudarlos a mantenerse al día y sentirse conectados con otros estudiantes. Si están abiertos a ello, también puede ser una fuente de orientación. Por ejemplo, si su hijo menciona que está planeando hacer un esquema de un documento, dígale que puede consultar sus ideas con usted mientras trabaja.
  • Involucre a otros cuando pueda. Busque ayuda si la necesita. Los tutores, maestros, consejeros estudiantiles y entrenadores pueden ayudarlo a usted y a su estudiante a comunicarse mejor, y su hijo puede sentirse más cómodo aceptando la ayuda de alguien con quien está acostumbrado a trabajar en la universidad. Mantener a otros adultos informados le da espacio a usted para concentrarse solo en ser su padre y no un director de tareas.

¿Cuál es el mejor horario o estrategia de aprendizaje virtual para estudiantes universitarios en casa?

No hay una respuesta correcta para esto: es importante ser realista sobre lo que usted y su familia pueden manejar. Dicho esto, este grupo de edad puede beneficiarse de una estructura que replica aproximadamente cómo serían sus rutinas universitarias diarias.

Es útil que los estudiantes sigan una rutina tanto como sea posible. Establecer horarios específicos para hacer la tarea, socializar y relajarse puede ayudar a reducir la ansiedad y mantener a los estudiantes organizados. Si tienen que asistir a cursos en línea en momentos específicos, pueden crear un horario alrededor de esos horarios. O si sus cursos son principalmente autodirigidos, pueden elegir horarios específicos para ver conferencias, conversar con compañeros de clase y consultar con profesores. Es probable que los estudiantes universitarios se adhieran a estas rutinas con mayor facilidad si diseñan sus horarios ellos mismos, pero también puede informarles que usted está allí para solucionar problemas o proporcionarles recordatorios si necesitan apoyo. Aquí hay algunas maneras más en que puede ayudar a su hijo a desarrollar hábitos de aprendizaje positivos en el hogar:

  • Mantenga horarios de sueño constantes. Dormir lo suficiente es a menudo un desafío para los adolescentes, pero también es una parte crucial de su salud mental. Anime a su hijo a acostarse y levantarse aproximadamente a la misma hora todos los días, incluidos los fines de semana si pueden. También puede tratar de mantener horarios constantes para usted y cualquier otro miembro de la familia para mantener los ritmos de la casa constantes y predecibles.
  • Aproveche la tecnología. Para evitar cualquier confusión, consulte con ellos para asegurarse de que entiendan cómo funcionan sus cursos ahora que todo está en línea. ¿Saben cómo verificar los plazos y enviar las tareas? ¿Qué saben sobre las maneras de participar en clase y hacer preguntas al profesor? ¿Cómo planifica su estudiante su trabajo para cursos con horarios flexibles? Aunque el aprendizaje se ve muy diferente ahora, todavía puede ayudar a su hijo a aprovechar al máximo las herramientas educativas disponibles para ellos. También puede estimular a su estudiante a usar herramientas tecnológicas (como recordatorios telefónicos o calendarios en línea) para mantenerse organizado y mantener un horario regular.
  • Establecer un espacio de estudio efectivo. Hacer el trabajo escolar en el mismo lugar todos los días puede ser una parte importante de la rutina de su hijo. O si su hijo prefiere variedad, puede sugerirle que combine diferentes espacios de trabajo con diferentes tareas: escribir trabajos en la mesa de la cocina y leer en la sala de estar, por ejemplo. Cualquiera sea su preferencia, asegúrese de que su hijo tenga lo que necesita para construir un espacio de trabajo organizado. Esto puede incluir:
  • Horarios impresos, esquemas y/o listas de fechas de entrega
  • Archivos para organizar programas de estudio, documentos, etc.
  • Conexión de internet rápida
  • Auriculares para escuchar conferencias y bloquear distracciones
  • Espacio para guardar libros de texto
  • Máquina de ruido blanco (o una aplicación de ruido blanco), si su hijo está estudiando en un espacio que podría ser ruidoso
  • Alinee sus horarios. Si trabaja desde casa, intente alinear sus horas de trabajo con las de su hijo. Si todos en la casa están callados y ocupados al mismo tiempo, podría ser más fácil para sus estudiantes universitarios (¡y sus hermanos!) mantenerse concentrados en la tarea. Si usted o alguien más en la familia no está trabajando (o si los hermanos menores no pasan tanto tiempo haciendo tareas escolares), aún puede alentar a toda la familia a mantener el ruido al mínimo durante las horas que su estudiante universitario está trabajando.
  • Deje tiempo para socializar. Las conexiones con compañeros son uno de los aspectos más importantes de la vida de un estudiante universitario. Si su hijo quiere pasar mucho tiempo enviando mensajes de texto o hablando con amigos, bríndeles espacio para hacerlo; sentirse cerca de sus compañeros lo ayudará con todo, desde controlar la ansiedad hasta mantenerse motivado en la escuela. También puede alentar a su hijo a colaborar con sus compañeros de clase a través de documentos compartidos, paneles de discusión para cursos específicos o eventos en línea patrocinados por su escuela.
  • Piense más allá del trabajo escolar tradicional. Aunque es un desafío, tener a su hijo en casa con usted puede ser una oportunidad para ayudarlo a desarrollar habilidades e independencia que van más allá de lo académico. Ayudar a cocinar, limpiar o cuidar a los niños más pequeños puede dar a su estudiante universitario un sentido de propósito y la oportunidad de practicar asumir nuevas responsabilidades. El ejercicio y los pasatiempos también son importantes durante este tiempo: si su hijo siempre ha querido aprender yoga o tocar la guitarra, ahora es el momento de apoyarlo en esos objetivos.

¿Cuáles son algunos desafíos comunes para los estudiantes universitarios que aprenden en casa?

Teniendo en cuenta todos los factores estresantes y las pérdidas que enfrentan muchos estudiantes universitarios en este momento, es natural que las cosas no siempre salgan bien. Estas son algunas de las dificultades con las que podría encontrarse su estudiante universitario, además de consejos para ayudarlo a sobrellevarlas.

  • Dificultad para concentrarse. Si su estudiante tiene dificultades para mantenerse concentrado en la tarea, aliéntelo a dividir los proyectos en partes pequeñas y manejables y abordarlas de a una a una. Podrían beneficiarse del Método Pomodoro, en el que establecen un temporizador para un período de enfoque de 25 minutos (o más corto) y lo siguen con un descanso de 5 ó 10 minutos. Si las distracciones son el problema, considere hacer que su hijo mueva su teléfono a otra habitación durante un período de tiempo determinado mientras están trabajando. También pueden intentar desconectar el Internet en su computadora cuando no la usan para trabajar.
  • Postergar. Para ayudar a su hijo a sentirse motivado, estimule a que el alterne entre las tareas que disfruta y las tareas que quiere posponer. De esa manera, algo agradable nunca está muy lejos. ¡Las recompensas también funcionan! Su hijo podría planear tomar un refrigerio, dar un paseo o jugar un juego tan pronto como se complete una tarea en particular. El uso de alarmas y recordatorios telefónicos para indicar el comienzo y el final de los horarios de trabajo también puede ser útil para los estudiantes que necesitan una estructura adicional.
  • Problemas de planificación de proyectos. Las señales visuales a menudo son útiles para los estudiantes que tienen dificultades para ver el panorama general. Puede dar a su hijo una pizarra grande para que enumere las tareas o un calendario de gran tamaño que pueda usar para planificar los plazos del proyecto. Trabaje con su hijo para transformar tareas grandes en una serie de tareas manejables y ayúdelo a calcular cuánto tiempo tomará cada paso. Aliéntelos a dedicar más tiempo del que creen que necesitan para cada paso, ya que siempre pueden surgir desafíos inesperados.
  • Frustración. Recuerde a su hijo que es normal sentirse frustrado cuando se abordan proyectos difíciles, especialmente cuando toda la familia se encuentra en una situación difícil. Aconseje que tomen descansos frecuentes o que cambien de ambiente dando un paseo o cambiando a un nuevo espacio de trabajo. La conciencia plena (también conocida como atención plena) también pueden ayudar a su hijo a mantener la calma cuando las cosas se ponen difíciles. También es importante que los estudiantes universitarios establezcan metas razonables; si pretenden lograr demasiadas cosas en un día, seguramente se sentirán frustrados cuando no cumplan con ese objetivo.
  • Sensación de aislamiento. Estar lejos de sus amigos y perderse eventos importantes de la escuela como deportes y graduación puede ser devastador para los estudiantes universitarios. Deles suficiente libertad de acción y privacidad para comunicarse con sus compañeros, y hágales saber que usted entiende lo difícil que es lo que están pasando. También puede priorizar el tiempo en familia para ayudar a su hijo a sentirse conectado, incluso solo hablando con los hermanos en la cena, jugando un juego por la noche o hablando vía FaceTime o WhatsApp con la familia extendida puede recordarle a su estudiante universitario que no están solos. Si están abiertos a ello, también puede alentar a su hijo a encontrar formas de ayudar a otros desde su casa. El voluntariado, como hacer llamadas para ver a los vecinos mayores, comenzar una recaudación de fondos en línea o apoyar una campaña política, a menudo es una excelente manera de disminuir el aislamiento y dar a los estudiantes universitarios un sentido de propósito.

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.