Ask An Expert / Trastornos de ansiedad

¿Cuál es el mejor ambiente escolar en preparatoria (high school) para un estudiante con trastorno de ansiedad generalizada y ansiedad social?

La clave no es tanto el tamaño de la escuela, sino la voluntad de apoyar al niño.

Rachel Busman, PsyD
Rachel Busman, PsyD, ABPP

Senior Director, Anxiety Disorders Center; Director, Selective Mutism Service

Child Mind Institute

Para nuestra hija, que tiene un trastorno de ansiedad generalizada y ansiedad social, el entorno escolar es un componente clave en el manejo de sus síntomas. ¿Qué tipo de entorno de apoyo ha resultado ser el más apropiado?

Específicamente, me pregunto por el tamaño de la escuela (una más pequeña tal vez sería más fácil de manejar para ella, y sería más fácil formar relaciones y afrontar las cosas que le causan ansiedad). También me pregunto por la importancia de tener un maestro que se preocupe, que conozca a la niña, que sea estable durante toda la preparatoria, así como por la flexibilidad en cuanto al programa de estudios.

¿Qué deberíamos buscar los padres y qué deberíamos pedirles a las escuelas?

No existe un entorno escolar perfecto. Como usted dice, las escuelas más pequeñas pueden facilitar la formación de relaciones y el manejo de situaciones que podrían causar ansiedad a un niño, y todo esto puede marcar una gran diferencia. Pero una escuela muy pequeña que se centra demasiado en su ansiedad podría no proporcionar suficientes oportunidades para que ella se exponga a sus miedos. Por otro lado, algunos niños se sienten más ansiosos en grupos más pequeños, porque sienten que reciben demasiada atención. Dependiendo de su hija, una escuela pequeña podría significar demasiada presión o muy poca. Encontrar el entorno adecuado es complicado, y en realidad depende de las necesidades específicas de su hija.

Independientemente del tamaño de la escuela, es fundamental formar un buen equipo de apoyo. Es maravilloso si hay un maestro o un miembro del personal realmente especial en la escuela que se comprometa a ayudar a su hija. Una persona así podría servir como la “persona clave”. Pero como en la escuela preparatoria generalmente hay varios maestros diferentes, es importante formar un buen equipo de apoyo de adultos. Pueden involucrarse el psicólogo escolar, el trabajador social, los administradores y un maestro o equipo de maestros. El objetivo es reunir un grupo de personas que entiendan las fortalezas y debilidades de su hija y que sepan cómo trabajar con ella. Como psicóloga infantil, a mí me gusta formar parte también de estos equipos, porque puedo hablar con las escuelas de forma objetiva y ayudarlos a comprender qué son los trastornos de ansiedad y cómo se tratan.

También es una buena idea trabajar con la escuela para elaborar un plan que detalle cómo se deben manejar sus síntomas y el tipo de apoyo que se espera de la escuela. Por ejemplo, si su hija tiene ataques de pánico y necesita sentarse en el consultorio del psicólogo escolar para calmarse, eso debe quedar anotado en el  plan, y todos sus maestros deben saberlo. Algunas escuelas preparatorias son muy flexibles y adaptables, pero usted querrá que de todas maneras esto quede formalizado, ya sea a través de un plan de adaptaciones 504 o un IEP. De esa manera, las directrices son claras y todos están en la misma página.

Lo más importante es encontrar una escuela que esté dispuesta a aprender sobre el diagnóstico, comprender los síntomas y cómo se tratan, y luego querer incorporar el tratamiento respectivo en la escuela. Además, por supuesto, también es importante que su hija siga trabajando en exposiciones con su terapeuta fuera de la escuela. En casos severos, los niños pueden necesitar una colocación escolar especializada, pero eso vendría después de que se hayan agotado las adaptaciones disponibles dentro del distrito.