Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada?

El trastorno de ansiedad generalizada es un tipo de ansiedad que puede hacer que los niños y adolescentes se preocupen mucho por muchas cosas diferentes. Los niños con trastorno de ansiedad generalizada están constantemente preocupados por una gran variedad de cosas cotidianas, como por ejemplo, que les vaya bien en la escuela o en los deportes. Por ejemplo, un niño con trastorno de ansiedad generalizada podría estudiar mucho más que sus compañeros de clase, incluso si ya le va bien.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada?

En general, los niños con trastorno de ansiedad generalizada se preocupan mucho por ser perfectos y estar a la altura de las expectativas.

Un niño con trastorno de ansiedad generalizada puede:

  • Preocuparse constantemente por muchas cosas diferentes.
  • Centrarse demasiado en que le vaya bien en las tareas o los exámenes.
  • Temer que no alcanzará sus metas.
  • Preocuparse mucho más que la mayoría de los niños.

Los niños con trastorno de ansiedad generalizada también suelen mostrar señales en su comportamiento. Pueden molestarse o inquietarse con facilidad.

Su estrés también puede causar síntomas físicos como el agotamiento, así como dolores de estómago o de cabeza.

Los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada también pueden ser síntomas de otros trastornos de ansiedad. Esto puede dificultar el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de ansiedad generalizada?

El trastorno de ansiedad generalizada es más que una preocupación común y corriente. Estas preocupaciones de los niños duran más tiempo y no son causadas por un evento determinado.

A un niño se le diagnostica trastorno de ansiedad generalizada cuando:

  • No puede controlar su ansiedad.
  • Se preocupa por varias cosas diferentes.
  • Se enfada mucho con facilidad.
  • Muestra síntomas la mayoría de los días durante al menos seis meses.

Además, el niño debe tener también uno de estos síntomas:

  • Incapacidad para relajarse
  • Agotamiento
  • Incapacidad para concentrarse
  • Mal humor
  • Músculos tensos
  • Problemas para dormir

Por lo general, no se diagnostica el trastorno de ansiedad generalizada hasta que los niños llegan a la adolescencia. El trastorno de ansiedad generalizada es más frecuente en las niñas que en los niños.

¿Cómo se trata el trastorno de ansiedad generalizada?

El trastorno de ansiedad generalizada suele tratarse con terapia o con una combinación de terapia y medicación. Los padres y otros miembros de la familia son una parte importante del tratamiento, ya que pueden ayudar a los niños a practicar las habilidades que aprenden en la terapia.

La terapia más común para el trastorno de ansiedad generalizada es un tipo de terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés) llamada terapia de exposición. La terapia de exposición consta de dos partes:

  • El terapeuta expone al niño a algo que desencadena la ansiedad, empezando por algo muy pequeño. A medida que el niño se altera, el terapeuta le enseña maneras de manejar su miedo. Repiten este proceso con factores estresantes cada vez más grandes.
  • El terapeuta le enseña al niño a reconocer los síntomas de la ansiedad. También conversan sobre la manera en que sus pensamientos contribuyen a su ansiedad. El terapeuta ayuda al niño a entender que su reacción es mayor que lo requiere la situación, y le enseña formas de cambiar sus patrones de pensamiento.

Puede que la TCC solo dure entre 10 y 20 sesiones, si el niño y su familia practican regularmente estas nuevas habilidades fuera de las sesiones de terapia.

Los niños con trastorno de ansiedad generalizada suelen responder bien a ciertos medicamentos antidepresivos denominados ISRS (SSRI, por sus siglas en inglés). Puede que también se prescriban ansiolíticos si los ISRS no funcionan.