Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Los mejores medicamentos para niños con ansiedad

Los antidepresivos superan a todos los demás medicamentos como la elección más efectiva basada en evidencia

John T. Walkup, MD

A menudo vemos que se administran los medicamentos equivocados a los niños con ansiedad porque las personas que los están tratando realmente no comprenden lo que estos niños están experimentando, y no saben cuáles son los tratamientos basados ​​en evidencia.

Los niños con ansiedad tienen dificultad para prestar atención. No es porque tengan déficit de atención, es porque sus cabezas están llenas de preocupaciones. Pero sus padres y maestros solo pueden notar que están teniendo problemas para prestar atención, por lo que se les diagnostica de manera errónea el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH de tipo inatento y les recetan estimulantes. Los estimulantes ayudan a cualquiera a sentirse un poco más atento, por lo que ayudarán a estos niños a concentrarse mejor, pero también pueden tener más dolores de estómago y a menudo no están contentos, no se sienten cómodos. Los estimulantes pueden, de hecho, hacer que la ansiedad empeore. Además, los niños ansiosos tienen problemas para dormir, y a veces los estimulantes hacen que dormir sea aún más difícil.

Otro tipo de medicamento que utilizan algunos profesionales, porque se sienten cómodos con él, es la clonidina o la guanfacina. Estos son agonistas alfa 2, que calman y disminuyen los niveles de excitación, pero en realidad no tratan la ansiedad.

El tercer grupo de medicamentos son, lo crean o no, los antipsicóticos. Con el susto de hace unos años sobre el comportamiento suicida de jóvenes que tomaban antidepresivos, las personas se alejaron de ellos y ahora están tratando a los niños que tienen ansiedad con antipsicóticos. Ahora, en la mente de alguien esto puede ser seguro, pero desde un punto de vista basado en evidencia es un pésimo tratamiento.

Antidepresivos

La elección inequívoca de medicamentos para el tratamiento de la ansiedad en niños son los inhibidores de la recaptación de serotonina: los antidepresivos. Estudio tras estudio muestra que esos son los medicamentos eficaces, y realmente pueden ser extremadamente eficaces. Con la evaluación correcta y el joven adecuado, el uso de antidepresivos para la ansiedad puede ser transformador para los niños, y puede suceder con relativa rapidez. En los estudios que realizamos, por lo general vemos una mejoría en los niños durante la primera o segunda semana del tratamiento. No están completamente bien, pero van en la dirección correcta, y ese tipo de respuesta temprana genera confianza en el tratamiento de la ansiedad, hace que las mamás y los papás se sientan un poco mejor, y hace que los niños se sientan bastante bien.

Medicamentos para la ansiedad combinados con terapia

El otro tratamiento para la ansiedad basado en evidencia es la terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés), y es importante entender que en nuestro gran estudio, en el que comparamos el tratamiento combinado de la terapia cognitivo-conductual y los medicamentos con cualquiera de esos dos tratamientos por sí solos, esa combinación los superó a todos de manera contundente. Así que cuando usted esté pensando en el mejor tratamiento existente, debe pensar en la medicación combinada con la intervención psicológica.

Benzodiacepinas

Por último, las benzodiacepinas son el otro tratamiento que comúnmente veo que utilizan en niños que tienen trastornos de ansiedad. Se usa a corto plazo y pueden ser extremadamente eficaces en la reducción de la ansiedad intensa en los jóvenes que realmente están sufriendo y están angustiados. Pero los datos que apoyan su uso a largo plazo son muy pequeños, incluso en adultos.

Hay niños que están tan ansiosos e incómodos y están al borde del fracaso escolar o del quiebre del hogar o algo así, que realmente se necesita una forma intensa de bajar la ansiedad, y en esos casos las benzodiacepinas pueden ser muy útiles. Pero a veces son demasiado útiles, ya que a las personas les empieza a gustar cómo se sienten con ellas y no cambian realmente el enfoque de esos medicamentos a los antidepresivos, que realmente ofrecen una reducción de la ansiedad duradera y a largo plazo sin ningún efecto secundario o problema.

Con las benzodiacepinas se puede desarrollar tolerancia a ellas, por lo que podría funcionar el primer mes o dos, pero para mantenerlos funcionando a largo plazo a menudo tienen que aumentar la dosis. Manejan la ansiedad, ofrecen alivio de la ansiedad, pero en realidad no parecen tener ese tipo de propiedad casi curativa que parecen tener los antidepresivos.