Ask An Expert / Disciplina

¿Cuándo debería responsabilizar a un niño por el comportamiento causado por su trastorno explosivo intermitente y cuándo debería dejarlo “pasar”?

La forma en que respondemos a un comportamiento perturbador puede reforzarlo involuntariamente

Kristin Carothers, PhD

Un niño al que asesoro fue diagnosticado con trastorno explosivo intermitente. Su guardián legal y yo estamos tomando medidas para que tome terapia cognitivo-conductual y medicamentos. Los factores desencadenantes parecen ser cualquier tipo de conflicto entre sus compañeros (es decir, los desacuerdos con sus compañeros acerca de si algo es o no una ofensa cuando juegan juegos informales de recoger sus juguetes), el cambio de planes repentino y que le digan “No”.

Estamos trabajando para evitar los desencadenantes al mismo tiempo que le permitimos ser un niño de 12 años. Por ejemplo, ahora le damos tiempo para procesar el cambio de planes en vez de decirle “en el momento” que los planes han cambiado. ¿Cuándo debo hacerlo responsable de su comportamiento y cuándo debo dejarlo pasar?

Cuando se intenta cambiar cualquier comportamiento, es importante identificar los factores desencadenantes, pero también es importante identificar los “refuerzos” que aumentan las posibilidades de que el comportamiento continúe. Debemos recordar que la atención, ya sea positiva o negativa, es el reforzador más fuerte de todos los comportamientos. Como adultos, podemos reforzar involuntariamente las conductas que queremos castigar, simplemente al prestarles atención.

El primer paso para abordar el comportamiento de un niño es determinar en qué momento, y con qué frecuencia, duración e intensidad se producen estos comportamientos en múltiples entornos. A continuación, se necesita entender qué respuestas pueden dar los adultos, los compañeros y otras personas que podrían estar reforzando su agresión explosiva. Después de haber entendido los desencadenantes y las respuestas, dele al niño información acerca de los patrones que ha observado y las habilidades que podría utilizar en el momento para aumentar la probabilidad de que tenga interacciones positivas con los demás. Asegúrese de que todos los que estén en su entorno conozcan la información que se le ha comunicado sobre la respuesta a los desencadenantes para que también puedan reforzar los comportamientos positivos e ignorar los negativos.

En términos de dejarlo “pasar”, recomiendo que ignore activamente los casos de malos comportamientos menores. Ignorar activamente es una técnica en la que se ignora un comportamiento hasta que se pueda encontrar al niño adoptando un comportamiento positivo, incluso si es por accidente. Una vez que detecte ese comportamiento, alábelo y siga adelante. Ignorar activamente debe ser usado tan a menudo como sea posible, y siempre que el comportamiento no sea destructivo o agresivo.