Ask An Expert / Desafíos de la crianza

Mi hijo de 5 años, que tiene un retraso del desarrollo, es muy independiente pero no quiere hacer sus deberes. ¿Qué puedo hacer?

Puede motivar a su hijo si lo acompaña a hacer los deberes

Kenneth Schuster, PsyD
Ken Schuster, PsyD

Clinical Neuropsychologist, Learning and Development Center; Director of Clinical Training

Child Mind Institute

Tengo un hijo de 5 años que tiene un retraso del desarrollo. Es muy independiente, pero cuando se trata de hacer la tarea no quiere hacerla. ¿Qué puedo hacer para que él haga su tarea?

Le sugiero que haga que la tarea sea más atractiva para su hijo, presentándola como una actividad que van a hacer juntos. La atención de mamá o papá durante cualquier actividad puede ser muy motivadora, incluso para la tarea. Es muy probable que su nivel de involucramiento vaya disminuyendo a medida que su hijo crece, y que pueda hacer estas tareas de manera más independientemente. Pero, establecer tiempos especiales en los que estén juntos para hacer la tarea, puede ser una gran oportunidad para crear lazos afectivos a su edad.

También le mostrará a su hijo que a usted le importa su éxito en la escuela y su disposición para ayudarlo. Además, usted tendrá una gran oportunidad para modelar buenos hábitos de estudio que eventualmente su hijo internalizará y en los que dependerá a lo largo de su vida. Si su hijo no tiene tarea una noche, aun así, pueden seguir con su rutina de “tiempo juntos” con la lectura. La tarea puede ser una parte especial de cada noche en lugar de una molestia.

Mientras hacen los deberes juntos, tiene que recordar que usted está ahí principalmente para motivarlo y apoyarlo. Su hijo todavía tiene que hacer su tarea por sí solo. Usted puede ayudarlo a que se mantenga enfocado, a que le haga preguntas sobre lo que esté haciendo y, si tiene dificultades, a ofrecerle algo de orientación.

A veces a los niños les resulta difícil hacer todas las tareas en una sola sentada. Un método útil para remediar esta situación es dividir el tiempo de tarea en segmentos. Puede decirle, “Vamos a trabajar por 10 minutos, tomar un descanso de 5 minutos, y luego trabajemos por otros 10 minutos”. Los tiempos se pueden ajustar dependiendo de la respuesta de su hijo y la cantidad de tarea que tenga.

Otra estrategia útil es establecer metas con límites de tiempo accesibles para terminar ciertas tareas. Por ejemplo, puede decirle: “Sentémonos aquí durante 10 minutos e intentemos completar esta hoja de trabajo”.

Finalmente, puede tratar de motivar a su hijo con recompensas pequeñas. A algunos niños les motiva mucho una pegatina en un gráfico, pero a otros niños les motivan otras cosas. A algunos niños les gusta recibir una recompensa como un helado, o poder ver el juguete por el cual están esforzándose, poder ver un programa de televisión o tiempo en un dispositivo inteligente. Discuta con su hijo el plan que usted tiene para que lo entienda.

Por ejemplo, podría decirle: “Vamos a sentarnos y hacer los deberes juntos y cuando terminemos comeremos el postre”. Haga que esto sea parte de la rutina nocturna. Podría establecer la regla de que su hijo no puede comer el postre ni ver un programa de televisión automáticamente después de la cena, sino que tendrá que hacerlo después de que termine su tarea. Si no tiene tarea, puede seguir su tiempo de lectura juntos.