Ask An Expert / Trastornos de Ansiedad

¿Puede el miedo a vomitar causar que alguien vomite de verdad?

Los síntomas físicos de ansiedad son parte de la reacción natural de nuestro cuerpo ante sensaciones de peligro

Janine Domingues, PhD
Janine Domingues, PhD

Clinical Psychologist, Anxiety Disorders Center

Child Mind Institute

¿Tener miedo a vomitar puede causar que alguien vomite de verdad cuando de otra manera no lo hubiera hecho? En otras palabras, ¿puedes realmente enfermarte por la preocupación? Mi hijo tiene miedo a vomitar, por lo que cada vez que siente el más mínimo dolor de estómago se preocupa mucho por el hecho de que tal vez vomite, y finalmente lo hace, generalmente después de unas horas de preocupación. Esto ha sucedido varias veces. El pediatra dice que “se enfermó de preocupación”. ¿Es eso posible?

Excelente pregunta. La respuesta corta es sí: la preocupación o la ansiedad pueden hacer que una persona experimente síntomas físicos, incluidos dolores de estómago, náuseas e incluso vómitos. De hecho, sentir náuseas o como si hubiera mariposas en el estómago son quejas físicas comunes causadas por la ansiedad. Los niños también pueden experimentar otros síntomas físicos de ansiedad, como latidos acelerados del corazón, palmas sudorosas, falta de aire y músculos tensos.

Estos síntomas físicos son parte de la respuesta de “lucha o fuga” de nuestro cerebro, el cual envía una oleada de adrenalina a nuestro cuerpo que nos prepara para movilizarnos y responder ante el peligro. Pero a veces esta respuesta se desencadena por una “falsa alarma”, debido a que se percibe que algo malo va a suceder, aun cuando no exista ningún peligro real.

Parece que cuando su hijo experimenta un leve dolor de estómago y comienza a preocuparse, está accionando una falsa alarma en su cerebro que activa la respuesta de “lucha o fuga”, lo que contribuye aún más a sus dolores de estómago. Esto alimenta su preocupación de que vomitará, ocasionando un círculo vicioso que finalmente lo lleva a hacer exactamente eso (lo que a su vez refuerza su miedo).

Afortunadamente, un tipo de terapia cognitivo-conductual llamada terapia de exposición es muy efectiva para tratar el miedo a vomitar. La primera parte del tratamiento se enfoca en comprender los síntomas físicos y cognitivos de la ansiedad y cómo están conectados. Esto ayudará a su hijo a comprender el ciclo de su preocupación y cómo está contribuyendo a sus dolores de estómago.

La siguiente etapa del tratamiento puede ayudar a su hijo a aprender estrategias para controlar su ansiedad cuando empieza a sentir que le duele el estómago. Al utilizar la terapia de exposición, el médico de su hijo puede ayudarlo a enfrentar de manera gradual su miedo a los dolores de estómago, de tal forma que aprenda que él puede  manejar la sensación de ansiedad en lugar de “enfermarse de preocupación”. Algunos niños con miedo severo al vómito pueden beneficiarse de un programa de tratamiento intensivo para ayudarlos a enfrentar sus miedos y aprender a tolerar su ansiedad.

Por último, otro objetivo importante del tratamiento debe ser que el médico lo ayude a usted como padre o madres a aprender a apoyar eficazmente a su hijo mientras él aprende a controlar su miedo a vomitar.

Conozca más sobre la emetofobia o el miedo a los vómitos aquí.

Suscríbase al boletín semanal.