Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Cómo puede afectar el despliegue militar a las familias

Las familias pueden tener dificultades para adaptarse incluso después de volverse a reunir


La Dra. Jamie Howard del Child Mind Institute, y anteriormente asociada a la investigación clínica del National Center for Post Traumatic Stress Disorder (PTSD, por sus siglas en inglés), becaria clínica del Center for Returning Veterans, VA Boston Healthcare System habla aquí de cómo el estrés del despliegue puede afectar a las familias y por qué.

Transcripción:

Cómo el despliegue afecta a las familias y niños

Hay un par de razones por las que los hijos de militares pueden tener problemas o tienen algunas dificultades. Y eso se debe a veces a que los padres que son movilizados están expuestos a considerable tensión y trauma.

Y además, su otro padre, si tienen otro padre en casa con ellos, se siente más aislado y con menos apoyo en casa. Y luego, además de las dificultades que los padres pueden tener, los niños mismos deben lidiar con cosas como trasladarse a una nueva escuela, o preocuparse del bienestar de su padre que está movilizado.

Por estas dos razones, queremos asegurarnos de que podemos ayudar a niños y darles tanto apoyo como necesiten. Algo que sabemos sobre crianza es que cuando un padre está en despliegue y regresaron de Iraq o Afganistán, hay un poco de un período de reajuste. Es normal. Es totalmente típico esperar un tiempo a que se muestre el proceso de recuperación natural donde los padres tienen algo de dificultad para reconectarse con sus hijos quizás al principio, no todos pero algunos.

Por ejemplo, si estás expuesto a mucho estrés o trauma, cuando estás en Iraq o Afganistán, eso se convierte en tu percepción de lo que se considera muy estresante, en tanto que para tu hijo puede ser muy estresante que él o ella tenga que ir a dormir a cierta hora.

Y así que puede ser difícil relacionarlo a esa clase de berrinche cuando tú, quien has sido movilizado, piensas de la vida o muerte como más tu idea de lo que justificaría un berrinche. Y esa desconexión puede tomar un poco de tiempo para disiparse y recalibrarse un poco.

Muchas veces, los miembros del ejército me contaron que cuando regresan, se les hace difícil relacionar las emociones de otras personas. Así que otras personas pueden enojarse, como las esposas o sus niños, sobre cosas, y toma mucho más enojar a un miembro del ejército solo debido a lo que están acostumbrados a vivir durante el despliegue pasado.