Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué puedo hacer por mi hijo de 4 años que todavía no sostiene bien el lápiz?

Respuesta de Ken Schuster, PsyD

Q ¿Qué puedo hacer por mi hijo de 4 años que todavía no sostiene bien el lápiz o no lo aprieta con fuerza?

Aprender a escribir, y escribir correctamente, son hitos del desarrollo igual que gatear y decir la primera palabra. Los niños pequeños avanzan por etapas, desde que miran las letras en la página de un libro durante la infancia, hasta que producen esas letras cuando inician los años preescolares. Es importante recordar que, como ocurre con todos los hitos del desarrollo, se espera que los logros se produzcan dentro de un intervalo de edad amplio, no en un momento específico.

A los 4 años, un niño puede haber desarrollado varios tipos de agarre mientras garabatea y dibuja, desde el agarre “de puño” o “de fuerza” hasta una forma más madura de sostener un lápiz o un crayón, como el agarre dinámico de trípode. Los niños suelen desarrollar este tipo de agarre entre los 4 y los 6 años. La mejor manera de ayudar a un niño que no ha superado esta etapa del desarrollo es un enfoque relajado y divertido. Los lápices de colores triangulares son una forma estupenda de fomentar un agarre maduro: suelen ser más gruesos que los lápices de colores normales y su forma triangular crea una superficie sobre la que se puede colocar cada dedo. (Hay varias empresas que fabrican lápices de colores triangulares de plástico, no de cera, lo que hace que también sea menos probable que se rompan).

Un agarre menos maduro y una ligera presión pueden ser señales de debilidad muscular en la muñeca y los dedos, los músculos que utilizamos para escribir. Existen numerosas actividades divertidas para los niños que los ayudan a desarrollar estos músculos, como los juguetes que implican enlazar objetos, los bloques de construcción, los juguetes a cuerda, recortar papel con tijeras de seguridad y el uso de un atomizador para regar las plantas. Jugar con plastilina o amasar el pan también es una forma excelente de fortalecer los dedos y las muñecas. A la hora de limpiar, anime a su hijo a recoger los juguetes utilizando solo los dedos índice y pulgar.

Puede animar a su hijo a apretar más fuerte mostrándole los diferentes tonos que se pueden producir con un solo crayón o lápiz del mismo color. Hágale una demostración, dibujando ligeramente, con un poco más de presión, y luego con mucha presión. Pídale a su hijo que identifique qué tono va con qué cantidad de presión y luego pídale que intente crear los diferentes tonos al colorear.

También hay formas divertidas de reducir la cantidad de presión que el niño emplea al dibujar o escribir. En lugar de escribir, como solemos hacer, sobre una superficie dura, intente con una cartulina sobre una superficie blanda, como un mantel (en el que no le importe que se produzcan algunas marcas), el lado blando de una alfombrilla de mouse o una hoja fina de espuma flexible para manualidades. En estas superficies blandas, una presión excesiva hará que el papel se rompa, y el objetivo es NO romper el papel.

Y lo más importante, ¡diviértanse! Coloreen, conecten los puntos y jueguen tic-tac-toe (conocido como el juego del gato, la vieja, totito o tres en raya). El aprendizaje de la escritura no debe ser una experiencia estresante para su hijo, ni para usted. Si su hijo se resiste, o no se divierte, o si los problemas persisten a pesar de la diversión, el siguiente paso debería ser acudir a un terapeuta ocupacional.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]