Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

Blog

Los niños escuchan el mensaje de la pistola

May 25, 2022

¿Qué deben pensar nuestros hijos?

Una y otra vez, una terrible ráfaga de disparos cobra 10, 20, 50 vidas. La nación reacciona de manera errática al tratar de abordar el evidente problema de las armas de fuego, pero a medida que el inmenso dolor va disminuyendo, retrocedemos hasta llegar a un punto muerto.

¿Qué deben pensar nuestros hijos? Deben pensar que es temporada de caza. Deben pensar que estamos mintiendo cuando decimos que queremos mantenerlos a salvo. Nuestra falta de acción convierte sus high schools, universidades, escuelas primarias e iglesias en campos de batalla. Los foros para conciertos, los centros comerciales y el centro de la ciudad, que marcan el ritmo y son la columna vertebral de la vida cotidiana en Estados Unidos, también son campos de batalla. Y todos tienen nombre: Columbine, Parkland, Virginia Tech, Newtown, Charleston, Las Vegas, El Paso, Buffalo. Y ahora Uvalde.

Cuando dejamos de actuar ante la violencia con armas de fuego, modelamos una actitud horrorosamente antipatriota: que no hay nada que hacer. Esto debería sonar falso para la nación que se ha enfrentado a una Gran Depresión, que curó la polio, que eliminó la sentencia de muerte que era la leucemia infantil y que ha salvado 50.000 vidas gracias a innovaciones en la seguridad de los automóviles, como las bolsas de aire. Ese Estados Unidos se define por la innovación, la compasión y la perseverancia.

En lugar de aplicar estas cualidades para combatir nuestra vergüenza nacional de la violencia armada, culpamos a la “salud mental”. Como psiquiatra de niños y adolescentes y fundador del Child Mind Institute, una organización sin fines de lucro, veo que mi campo de trabajo se está utilizando como chivo expiatorio y como excusa para lavarse las manos en la lucha en torno a la política de armas. Lo que todo el mundo debe saber es que las personas con trastornos psiquiátricos no tienen más probabilidades de ser violentas que la población general.

La mejor manera de apoyar la salud de nuestros niños, tanto física como mental, es salvarlos de morir asesinados y darles un país donde puedan sentirse seguros y cuidados. Podemos reducir el trauma constante de la violencia en sus pueblos y ciudades. ¿Cómo? Debemos hacer un llamado al gobierno federal, que le ha fallado sistemáticamente a nuestros niños y familias, para que cumpla con su deber e instituya revisiones universales de antecedentes y evaluaciones de salud conductual en cada compra de armas. Cualquier otra cosa es inaceptable y antipatriota.

Si los legisladores se toman en serio la salud de los niños, les pido que hagan esta declaración: las armas son un instrumento de muerte. Estas son las estadísticas: según una investigación de la Universidad de Boston y del Law Center to Prevent Gun Violence, los estados con menos armas tienen menos muertes por armas. Las tasas de mortalidad por armas son más bajas en los estados que tienen una legislación más restrictiva en cuanto a las armas.

Si el gobierno federal no actúa, nuestros gobiernos locales, municipales y estatales deben tomar el relevo. Los alcaldes deben hacer que sus ciudades sean seguras para los niños. Los gobernadores tienen que hacer que sus estados sean seguros. Si quieren que nuestros niños estén seguros, los animo a ponerse en contacto con sus representantes y funcionarios designados a todos los niveles y les exijan que reconozcan los peligros de las armas.

El factor de riesgo más importante para la violencia no es un trastorno de salud mental. Es la presencia de armas de fuego. Un arma de fuego en el hogar está relacionada con la violencia armada.  Voy a ir más allá: todos nuestros niños están en una casa con un arma, y esa casa se llama Estados Unidos. Debemos instituir revisiones universales de antecedentes y evaluaciones de salud conductual. De lo contrario, estamos diciendo a nuestros hijos que no podemos unirnos para encontrar soluciones. Y que no hablamos en serio cuando decimos que nuestros hijos son lo más importante para nosotros.

Etiquetado con: Sin categorizar
Harold S. Koplewicz, MD
Harold S. Koplewicz, MD, es el presidente fundador y director médico del Child Mind Institute.Es uno de los principales psiquiatras … Lea la biografía