Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático o TEPT (PTSD, por sus siglas en inglés) es una condición de salud mental que puede afectar a los niños que han experimentado algo muy perturbador. Sienten una ansiedad extrema que ocasiona problemas de sueño, enojarse con facilidad y sentimientos de desconexión de los demás.

Las experiencias que podrían ser traumáticas incluyen violencia, abuso, desastres naturales o accidentes graves. Es posible que los niños con TEPT hayan experimentado ellos mismos el suceso traumático. El TEPT también puede ocurrir si el niño ve que le ha ocurrido a otra persona o escucha que le ha ocurrido a una persona muy cercana. Es normal que los niños se sientan alterados cuando sucede algo traumático. La diferencia es que los niños con TEPT se siguen sintiendo muy ansiosos meses después.

El TEPT no es común en los jóvenes, pero tanto niños como adolescentes pueden experimentarlo. Recibir mucho apoyo inmediatamente después del suceso perturbador puede ayudarlos a evitar que se desarrolle el TEPT.

¿Cuáles son los síntomas del TEPT?

Las señales del TEPT pueden aparecer después de que un niño experimente algo muy perturbador. A veces, no aparecen sino hasta meses o años después. El TEPT provoca cambios en el comportamiento que pueden incluir:

  • Problemas para dormir
  • Muchas pesadillas sobre el evento
  • Sentirse aletargado o alejado de otras personas
  • Enojarse con facilidad
  • Dificultades para concentrarse
  • Dolores de cabeza o de estómago
  • Reproducir o representar el suceso perturbador en juegos

Los niños pequeños pueden volver a orinarse en la cama, dejar de hablar o tener miedo de alejarse de sus padres. Los adolescentes pueden sentirse culpables e intentar hacerse daño a ellos mismos.

¿Cómo se diagnostica el TEPT?

Para que se diagnostique el TEPT, el niño debe haber visto, oído o participado en un acontecimiento perturbador o peligroso. Luego, tiene que mostrar síntomas de ansiedad extrema. Estos síntomas se agrupan en tres categorías:

  • Pensar, soñar o representar el suceso
  • Sentirse aletargado, tener problemas para concentrarse y dificultad para conectarse con las personas
  • Enojarse con facilidad, actuar con miedo o tener problemas para dormir

Los síntomas deben continuar durante al menos algunos meses después del suceso. Esto se debe a que es normal que un niño se sienta alterado poco después de que algo malo haya ocurrido. Los síntomas también pueden empezar meses o años después.

¿Cómo se trata el TEPT?

El TEPT suele tratarse tanto con terapia como con medicación.

Los dos tipos de terapia más comunes para los niños con TEPT son la psicoterapia y la terapia cognitivo-conductual.

La psicoterapia ayuda a los niños a hablar, dibujar, jugar o escribir sobre su trauma. La terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés) enseña a los niños a manejar su miedo. En la TCC, el niño no habla directamente del suceso perturbador, sino que aprende a manejar los sentimientos difíciles. La terapia para el TEPT casi siempre incluye a uno de los padres o a otra persona que cuide al niño.

Los antidepresivos y ansiolíticos pueden ayudar a los niños con TEPT a sentir menos miedo y ansiedad. Un medicamento para la hipertensión llamado Prazosin también puede ayudar a los niños que tienen muchas pesadillas.