Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

¿Qué es la anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario que puede hacer que los niños dejen de comer. Los niños y adolescentes con anorexia creen que están demasiado gordos, aunque todos los demás los vean demasiado delgados. Para mantener un peso muy bajo, comen muy poco y a menudo se inducen el vómito o hacen ejercicio intenso. Puede que no entiendan que la opinión que tienen de su cuerpo no es normal y que sus decisiones no son saludables.

La anorexia por lo general aparece durante la adolescencia. Ya que los niños con anorexia suelen tener buenas notas en la escuela y son populares, puede ser difícil que los padres y otros adultos vean que hay un problema. A las niñas se les diagnostica mucho más a menudo que a los niños, pero eso podría ser, en parte, a que la anorexia es más difícil de detectar en los niños.

La anorexia es muy grave. Cuanto antes se trate, mejor. Si no se trata, puede provocar problemas médicos mortales o el suicidio.

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia nerviosa en los niños?

El principal indicio de que una niña o adolescente tiene anorexia es si se mira en el espejo y se ve demasiado gorda cuando todos los demás la ven demasiado delgada. Los síntomas específicos son:

  • Pérdida de peso extrema
  • Pesar mucho menos de lo normal para su edad
  • Tener mucho miedo a engordar
  • Negarse a comer una cantidad normal de alimentos o hacer dietas extremas
  • Considerar el peso como una parte muy importante de su identidad
  • Provocarse el vómito o usar laxantes (esto se llama purga)
  • Hacer demasiado ejercicio
  • Uñas débiles o pérdida de cabello
  • Estreñimiento
  • No tener menstruaciones regulares

¿Cómo se diagnostica la anorexia nerviosa?

La anorexia es diagnosticada por un médico. El médico examina el peso del niño y lo compara con la media de su edad. Si el peso del niño está un 15% o más por debajo de la media, el médico buscará más señales de anorexia. El médico intentará saber si al niño:

  • Le preocupa mucho ganar peso
  • Tiene miedo de ser gordo, aunque esté muy delgado
  • Piensa que su cuerpo se ve diferente de lo que es
  • No cree tener un problema serio
  • No tiene menstruaciones regulares

Hay dos tipos diferentes de diagnóstico de anorexia. Uno es el tipo restrictivo, en el que los niños comen muy poco. El otro es el tipo atracón/purga, en el que los niños se limitan a comer y además mantienen el peso bajo mediante el vómito o el uso de laxantes.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la anorexia nerviosa?

Las niñas tienen diez veces más probabilidades de ser diagnosticadas con anorexia. Otros factores de riesgo son:

  • Tener un padre o un hermano con anorexia
  • Realizar actividades centradas en la delgadez, como el modelaje y el deporte
  • Tener un trastorno de ansiedad
  • Tender a obsesionarse con las cosas

¿Cómo se trata la anorexia nerviosa?

El primer objetivo con la anorexia es conseguir que el niño alcance un peso saludable. Esto podría requerir la hospitalización o un programa residencial si la salud del niño está en peligro. El tratamiento funciona mejor cuando el trastorno se detecta temprano.

La terapia más exitosa para los niños y adolescentes con anorexia es la terapia familiar. Cuando toda la familia participa en la terapia, aprenden a apoyar al niño en el desarrollo de hábitos alimentarios más saludables en casa. Cuanto más tiempo permanezca el niño en un peso saludable, menos probable será que vuelva a experimentar la anorexia.

No hay medicamentos para la anorexia. Sin embargo, a un niño se le pueden recetar antidepresivos si también tiene otro trastorno como la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo o TOC (OCD, por sus siglas en inglés). Tratar estos trastornos con medicamentos puede hacer que la terapia para la anorexia tenga más éxito.

Riesgos de otros trastornos

Los niños pueden tener problemas médicos graves si no reciben la nutrición que necesitan. Aunque no luzcan extremadamente delgados, podrían tener:

  • Anemia, una enfermedad de la sangre que puede hacer que se sientan cansados o débiles
  • Problemas renales
  • Huesos delgados que se rompen con facilidad
  • Problemas con las hormonas y los electrolitos

En el peor de los casos, la anorexia puede hacer que el corazón se detenga repentinamente, causando la muerte.

La anorexia también suele afectar la vida social del niño y su relación con la familia. Como resultado, el suicidio es un riesgo grave.