Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

¿Qué es la disgrafía?

La disgrafía es un desafío de aprendizaje que dificulta que los niños escriban. Los niños con disgrafía tienen debilidades motoras que les dificultan formar las letras e incluso sostener los lápices. También suelen tener dificultades para expresarse por escrito. Sus desafíos no están relacionadas con su inteligencia.

¿Cuáles son los síntomas de la disgrafía?

Los niños con disgrafía pueden tener dificultades para:

  • Escribir letras: dificultad para formar las letras, cerrarlas de manera correcta o hacerlas del mismo tamaño.
  • Espaciado: las letras pueden estar agrupadas sin espacio entre ellas o no estar en línea recta.
  • Fatiga al escribir: escribir puede ser agotador o doloroso. Los niños pueden necesitar agarrar el lápiz con más fuerza.
  • Expresión escrita: algunos niños con disgrafía pueden tener grandes ideas, pero les cuesta plasmarlas en el papel. Pueden tener problemas con la gramática, la ortografía y la puntuación, o para organizar las ideas y ponerlas en orden.

¿Cómo se diagnostica la disgrafía?

La disgrafía solía estar incluida en el DSM, el manual utilizado para el diagnóstico. Ya no es un diagnóstico oficial, pero los niños pueden ser evaluados por disgrafía. Los terapeutas ocupacionales evalúan las habilidades motoras. Los niños también pueden recibir una evaluación neuropsicológica más completa por parte de un neuropsicólogo.

Los niños con disgrafía a menudo pueden ser diagnosticados con uno o los dos trastornos que todavía están en el DSM. Estos dos trastornos se denominan “trastorno del desarrollo de la coordinación” y “trastorno específico del aprendizaje, con deficiencia en la expresión escrita”. Un diagnóstico oficial puede ayudarlos a obtener más apoyo en la escuela.

¿Cómo se trata la disgrafía?

Los terapeutas ocupacionales pueden trabajar con los niños para desarrollar sus habilidades motoras. Las adaptaciones en la escuela también pueden ayudar. Los niños con disgrafía pueden beneficiarse de:

  • Utilizar una grabadora para tomar notas.
  • Obtener los apuntes del maestro.
  • Utilizar un teclado en clase.
  • Obtener tiempo adicional para escribir tareas, tomar apuntes y hacer exámenes.

La persona que realiza la evaluación debería poder recomendar adaptaciones y tratamientos específicos.