Trastornos de tics: Tratamiento

Terapia conductual: El tratamiento conductual más conocido para los trastornos de tics es una forma de terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés) llamada entrenamiento de reversión de hábitos. Se le enseña a un niño a reconocer el impulso premonitorio que precede a un tic inminente y a identificar las situaciones que pueden desencadenar los tics. El niño y el terapeuta desarrollan una respuesta “competitiva”, una acción que el niño realiza cuando siente el impulso, que es incompatible con el tic y menos perceptible para los demás. Por ejemplo, un niño cuyo tic consiste en sorber su nariz puede hacer un ejercicio de respiración. A los niños también se les puede enseñar técnicas de relajación para disminuir la frecuencia de los tics. 

Farmacológico: Hay una variedad de medicamentos comúnmente recetados para ayudar a controlar los síntomas del trastorno de tics, y un profesional experimentado debe controlar cuidadosamente cualquier regimen de medicamentos. El médico de su hijo puede recetar medicamentos neurolépticos, que parecen ayudar a controlar los tics al bloquear los neurotransmisores de dopamina del cerebro. 

Relacionado: 

Cómo funciona la terapia de reversión de hábitos para tratar los tics 

¿Debería mi hijo con síndrome de Tourette recibir terapia de exposición para la ansiedad de su escuela? 

¿Cuáles son los tratamientos más eficaces para el síndrome de Tourette?