Por qué los diagnósticos de autismo a menudo se retrasan

Para los niños que están en el espectro del autismo, en cuanto antes reciban apoyo especializado, mejor resultado tendrán. Esta intervención temprana puede comenzar en la infancia. Pero los niños a veces se pierden esa intervención crucial por una variedad de razones.

En muchos casos, los niños reciben inicialmente un diagnóstico de impedimentos del habla y el lenguaje, TDAH o problemas sensoriales, y no es hasta que los desafíos sociales y académicos de la escuela aumentan, alrededor de los 5 o 6 años, que el niño recibe un diagnóstico de autismo.

Esto no quiere decir que estos otros diagnósticos sean necesariamente erróneos. Se estima que entre el 30 y el 40 por ciento de los niños en el espectro del autismo también tienen TDAH, y los desafíos sensoriales son tan comunes en los niños con autismo que se consideran un síntoma del trastorno.

Pero con demasiada frecuencia, una vez que se llega a un diagnóstico, los padres y los médicos dejan de observar cuidadosamente los síntomas que también indicarían un diagnóstico de autismo, lo que cambiaría el tratamiento de manera significativa.

Mientras que estos niños reciben tratamiento para el TDAH o problemas sensoriales, se están perdiendo de una terapia que puede tener un impacto mucho más importante en sus vidas.

Lea más sobre diagnósticos tardíos aquí.

Por qué a menudo las niñas con autismo pasan desapercibidas

Los niños son diagnosticados con autismo a un ritmo más de cuatro veces más que a las niñas. El trastorno es más común en los niños, pero como las niñas a menudo no encajan en la imagen estereotipada de alguien con autismo, muchas niñas quedan sin ser diagnosticadas y, en consecuencia, sufren. Algunas de las razones por las que no se diagnostica el trastorno son:

  • Los síntomas de las niñas suelen ser menos evidentes. A diferencia de los niños con autismo, que pueden expresar su frustración siendo disruptivos o agresivos, las niñas son entrenadas para que cooperen, por lo que no es tan probable que sean remitidas a una evaluación.
  • Mientras que los niños en el espectro pueden estar intensamente centrados en cosas como los trenes o los juegos de computadora, las niñas suelen tener intereses especiales que parecen típicos de las niñas de su edad, como las películas de Disney o los animales, por lo que no se distinguen.
  • Son buenas imitando lo que ven a su alrededor, las niñas tienden a tener mejor contacto visual o interacción social que los chicos autistas. Así que, aunque estén luchando con la comunicación social y las relaciones, es más probable que “pasen” como neurotípicas hasta una edad tan tardía como la escuela media.
  • Las niñas que tienen problemas con el autismo no diagnosticado suelen desarrollar depresión, ansiedad o baja autoestima, y es posible que los médicos no examinen más allá de estos síntomas.

Lea más sobre cómo las niñas no son diagnosticadas aquí.