Igual que los bomberos, cuyos trajes y botas están preparados para que ellos puedan saltar al vehículo en el momento de la notificación, organizarte con tiempo para un nuevo año escolar te puede ayudar para tener un buen comienzo.

En high school tendrás más tareas y menos supervisión de parte de los maestros y de tus padres. Tú tendrás que estructurar tu propio tiempo y tus rutinas para estudiar, y la manera cómo lo haces marcará qué tanto éxito tendrás. Forma hábitos de estudio que funcionan para ti, y sé realista en cuanto a tus fortalezas y debilidades. Esto permitirá que tengas espacio mental disponible para la razón por la cual vas a la escuela: a aprender.

Aquí te damos algunos consejos:

  • Sé realista en cuanto al tiempo. Si estás empezando en una escuela nueva, familiarízate con el horario de clases. Así, tendrás una idea de cuál es la mejor ruta para llegar a los salones de clase y cuánto tiempo te tomará llegar.
  • Compra un calendario o planificador académico con suficiente espacio para escribir tus tareas y tus horarios. Forma el hábito de apuntar tus tareas cuando todavía estés en la clase, conforme los maestros las vayan anunciando o distribuyendo. Así, corres menos riesgo de olvidarlas.
  • En el planificador, marca los bloques del tiempo que te van a tomar las tareas. Forma el hábito de medir cuánto tiempo te toman las tareas. Así, puedes estimar de manera realista cuánto tiempo te tomarán, por ejemplo, los problemas de matemáticas, o los ensayos, o 50 páginas de lectura. De esta manera, pronto tendrás una idea más precisa de cuánto tiempo te tomarán estas tareas en el futuro, y podrás marcar los bloques en planificador.
  • Estructura tu tiempo en plazos razonables, no a largo plazo. Así, te costará menos trabajo empezar a estudiar, y cada vez que termines un trabajo, tendrás un momento de satisfacción y de refuerzo positivo.
  • Haz uso de la codificación de color con cada materia. Esto te permitirá tener una idea de qué clases necesitarán más o menos atención en dados días, semanas o meses. Los colores te ayudarán a enfocar tu atención en lo que se necesitará hacer.
  • Programa el tiempo personal junto con el tiempo de trabajo en tu planificador. Es muy importante poder reservar el tiempo para las cosas que tú querrías hacer. Así, no te parecerá que la escuela te está robando toda la diversión. Si tus propias actividades están programadas, no tendrás que quitarles tiempo para estudiar. ¡Habrá suficiente tiempo para hacer los dos!
  • Planifica los fines de semana junto con los días de semana. Si programas bloques de tiempo para trabajar los fines de semana, verás que quedará bastante tiempo para hacer otras cosas que quieres.
  • Usa un cronómetro. Si planeas leer por una media hora, no desperdicies tu tiempo y energía revisando la hora. Utiliza un cronómetro para enfocarte en lo que estés leyendo.
  • Sé realista en cuanto a la hora que te vas a despertar. No programes un bloque de estudio un sábado de 8 a 11 de la mañana si sabes que casi nunca te despiertas a esa hora. Si consigues despertarte a esa hora, vas a resentir la falta del sueño, y si no te despiertas, te sentirás culpable por no despertar a tiempo.
  • Ten una estrategia en cuanto al trabajo y la diversión. Si vas a cenar y ver una película con tu amigo el sábado por la noche, programa una sesión de estudio de la 1 a las 4 p.m. Así, tendrás un incentivo para concentrarte y terminar tus estudios a tiempo, y después podrás salir sin tener la preocupación de que no has trabajado lo suficiente.
  • Programa descansos. Date un pequeño descanso cada media hora cuando estés estudiando, pero no utilices esta pausa para hacer algo que te vaya a distraer, como revisar tu email o hablar por teléfono. Haz alguna actividad física: juega con el balón, haz tu cama o ve por un refrigerio, algo que sepas que puedes controlar bien.
  • Arregla tu entorno para que seas más productivo. Prepara un espacio, en el cual puedas trabajar, que tenga todo lo que necesites. Esto te puede ahorrar mucho tiempo y energía, y puede prevenir la postergación de los deberes importantes.
  • Toma en cuenta el sonido de tu espacio de trabajo. Aunque algunos necesitan algún tipo de sonido “blanco” para concentrarse, otros necesitan un poco de música, y otros necesitan el silencio completo. ¡Aprende qué funciona para ti y deja que haga su trabajo!
  • Consigue un calendario de pared para tu cuarto. Este calendario te servirá para las tareas a largo plazo. Viendo las cosas escritas y en color te ayudará ser un planeador estratégico y podrás terminar tus deberes a tiempo.