Durante la crisis del coronavirus, los padres se han visto obligados a manejar la educación de sus hijos. La manera cómo lucirá esto dependerá de la edad de su hijo y de su perfil de aprendizaje individual. Aún así, hay algunas pautas y principios que pueden ser útiles para cualquier padre que está apoyando el aprendizaje en el hogar de alumnos entre décimo y doceavo grado (10-12).

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.

¿Cómo aprenden los estudiantes de los grados 10-12?

La escuela secundaria (bachillerato o preparatoria) es un período crítico para que los adolescentes desarrollen las habilidades necesarias para cualquier camino que elijan en sus transiciones a la edad adulta. Aprenden a convertirse en pensadores independientes a medida que aplican el conocimiento del aula a los escenarios de la vida real. Continúan desarrollando su educación primaria en todas las asignaturas aprendiendo cómo:

  • Leer y pensar críticamente
  • Escribir trabajos de investigación
  • Dar presentaciones orales
  • Comunicarse en idiomas extranjeros
  • Comprender que los problemas se pueden resolver de maneras diferentes

Los adolescentes están expuestos a temas más profundos en una variedad de disciplinas. Sus habilidades fundamentales de lectura y escritura se enfatizan en todas las áreas de contenido. Se espera que lean y comprendan el material independientemente mientras comparan y contrastan diferentes temas. Las tareas de escritura se basan menos en resumir la información y más en generar y organizar pensamientos personales para presentar una opinión con base en la información:

A medida que abordan material nuevo, los adolescentes a menudo se benefician al agrupar información en grupos más pequeños y trabajar a un ritmo flexible para obtener dominio. El acceso a una variedad de recursos, incluidos archivos visuales y/o de audio, tablas, gráficos y copias impresas de material, aumentará la participación.

Por último, los adolescentes requieren oportunidades de aprendizaje socioemocional. Se enorgullecen de lograr la independencia y mantener sus relaciones sociales. Durante este período de distanciamiento social, será crucial proporcionar tantas oportunidades como sea posible para ayudar a los adolescentes a sentirse conectados con sus amigos.

¿Cómo deben trabajar los padres con los maestros de los estudiantes en los grados 10-12?

Será importante que tanto los padres como los estudiantes de secundaria estén en contacto con los maestros, consejeros estudiantiles y otro personal de la escuela. Aproveche esta oportunidad para enseñarle a su adolescente cómo abogar por sus necesidades, especialmente a medida que avanza a la universidad o al trabajo. Algunos temas que usted y su hijo de secundaria pueden discutir con el maestro y el personal relevante incluyen:

  • Cómo acceder a recursos y materiales en línea para la clase
  • Posibles cambios en los cursos restantes, tareas y exámenes
  • Cómo se calcularán y/o ajustarán las calificaciones
  • Oportunidades para tutoría remota o apoyo individual
  • Comentarios específicos sobre el trabajo del alumno y el nivel de compromiso
  • Estado de los exámenes finales, los exámenes de ingreso a la universidad, los exámenes AP o los exámenes Regents
  • Información sobre becas para la universidad
  • Estado de eventos previamente programados

Relacionado: Estrategias para apoyar el aprendizaje en casa para cada edad

¿Cómo pueden los padres apoyar mejor a los estudiantes en los grados 10-12?

Si bien los adolescentes anhelan la independencia, los padres aún pueden ofrecer su apoyo y orientación de varias maneras:

  • Seguir un horario. Establezca una rutina diaria con ellos para enfatizar que el trabajo escolar sigue siendo una prioridad. Ponga expectativas claras sobre cuándo debe completarse el trabajo escolar y cuándo estarán disponibles otras actividades preferidas. Por ejemplo, usted y su hijo podrían estar de acuerdo en que pueden jugar videojuegos después de las 5 p.m. si todas las tareas diarias están terminadas para entonces.
  • Ofrecer un espacio de trabajo efectivo. Ayude a su adolescente a organizar los materiales que necesita para el aprendizaje remoto. Esto incluye la tecnología adecuada, como una computadora portátil o tableta, así como un área tranquila y sin distracciones de la casa. Los auriculares pueden ser útiles para minimizar el ruido externo. Ayúdelos a determinar cómo realizarán un seguimiento de las tareas, las fechas de vencimiento y los exámenes, como en un planificador o calendario electrónico.
  • Apoyar al funcionamiento ejecutivo. Hable con su adolescente sobre cuál será su nivel de compromiso durante el período de aprendizaje remoto. Es posible que su estudiante necesite recordatorios para comenzar las tareas, completar el trabajo a tiempo, dividir tareas más grandes en partes más pequeñas o desarrollar habilidades de estudio eficientes. Recalque que las habilidades prácticas que los adolescentes están aprendiendo en la escuela ahora (planificar con anticipación, cumplir con los plazos) los ayudarán a tener éxito en la universidad y el mundo laboral.
  • Establecer límites claros. Cuando se trata de las tareas, ofrezca apoyo y orientación, responda preguntas, ayude a explicar instrucciones y revise el trabajo final según sea necesario. Pero resista el impulso de darles las respuestas correctas o completar las tareas por ellos. Lo que es más beneficioso para los adolescentes es enseñar y modelar habilidades de organización y de resolución de problemas para facilitar un nivel de independencia. Sobre todo, ofrézcales ánimo, ya que ellos también se están adaptando a este entorno novedoso y único.
  • Construir independencia. Cuando pueda, provea a su adolescente el apoyo suficiente para que pueda dominar la tarea en cuestión. Luego, vaya reduciendo ese apoyo gradualmente. Si su hijo adolescente quiere que deje de recordarle sobre su trabajo, lleguen a un acuerdo de que no proporcionará ningún recordatorio siempre que le demuestren que completaron su trabajo todos los días. Si pueden manejar esto por un tiempo, disminuya gradualmente la cantidad de días que revisa su trabajo. Si se espera que edite en gran medida ensayos o tareas, dígale que corregirá, pero que solo marcará las oraciones que necesita revisar. Después de que comiencen a revisar más cuidadosamente por su cuenta, puede pasar a proporcionar comentarios generales solamente.

¿Cuál es el mejor horario para estudiantes en los grados 10-12?

En primer lugar, sepa que no hay una respuesta correcta para esto: es importante ser realista sobre lo que usted y su familia pueden manejar en este momento, y eso probablemente no se apegará a un horario completo todos los días. Trabaje con su adolescente para crear un cronograma realista para realizar el trabajo en plazos específicos, aunque algo flexibles.

Considere los factores potenciales que pueden interferir con la finalización eficiente del trabajo (por ejemplo, compartir una computadora portátil con un hermano), e identifique soluciones alternativas. Algunos maestros pueden tener lecciones en vivo en las que los estudiantes tendrán que iniciar sesión en una computadora en momentos específicos. Otros pueden publicar videos u otros materiales para que los estudiantes trabajen a su propio ritmo. Se recomienda que los estudiantes pasen aproximadamente 30 minutos por clase haciendo trabajo cada día. Los horarios también deben asignar tiempo para el almuerzo diario, el ejercicio y otros descansos según sea necesario.

También es importante que los adolescentes tengan períodos regulares de tiempo en los que puedan socializar virtualmente con sus compañeros. Estos lugares de reunión virtuales se pueden incorporar a sus horarios (tal vez a la hora del almuerzo, por ejemplo) para garantizar que tengan suficiente tiempo para conectarse con amigos y compañeros de clase.

Por último, proporcionar un ambiente constante y acogedor es importante para el desarrollo de los adolescentes. Esto incluye fomentar hábitos saludables para dormir, nutrición, ejercicio y autocuidado. Los adolescentes necesitan dormir entre 8 y 10 horas por noche. También se recomienda que los adolescentes hagan aproximadamente 30 minutos de ejercicio de 3 a 5 días por semana mientras comen una dieta equilibrada de frutas, verduras, granos integrales y proteínas.

¿Cuáles son algunas formas de abordar los desafíos con los estudiantes en los grados 10-12?

En este momento, incluso los adolescentes que generalmente están al tanto de su trabajo pueden tener dificultades para manejar sus demandas académicas sin el apoyo habitual de sus maestros y sus horarios regulares. Como resultado, su hijo puede parecer más irritable y menos motivado, pero esto puede deberse a que se siente abrumado o desmoralizado. Es típico que los adolescentes se resistan a la orientación adulta, pero en esta situación pueden necesitar más apoyo de su parte. Aquí hay algunas maneras en que puede apoyar a su hijo adolescente durante estos tiempos difíciles:

  • Tome una postura cooperativa. Es más probable que los adolescente acepten orientación si se acerca a ellos de una manera que promueva la comunicación abierta y la negociación. Permítales tomar decisiones sobre cómo cumplirán con sus responsabilidades y ofrezca consejos sobre cómo pueden tener éxito. Esto no significa que deba renunciar a su autoridad como padre, sino que permitirles participar en el proceso de toma de decisiones comunica respeto por sus ideas y su necesidad de autonomía.
  • Observe sus fortalezas. Aunque su adolescente puede estar teniendo dificultades en algunas áreas, las circunstancias actuales también pueden mostrar fortalezas que no sabía que tenían. Por ejemplo, podrían estar sobresaliendo con los aspectos tecnológicos del aprendizaje remoto o podrían estar creando independientemente nuevos sistemas organizacionales para ellos mismos. Aproveche cada oportunidad para hacerles saber que nota estas fortalezas y que aprecia sus esfuerzos, ya sean grandes o pequeños.
  • Tómese en serio sus preocupaciones. Recuerde que lo que puede parecerle trivial podría significar mucho para su adolescente. Pueden estar ansiosos por mantener amistades o preocuparse por su futuro. No minimice la importancia de estas preocupaciones para que su adolescente se sienta mejor. En vez de eso, tómese el tiempo para escuchar sus inquietudes y haga declaraciones de validación tales como: “Sé que estás ansioso de que puedes perder a tus amigos, y entiendo cuánto eso te pesa”.
  • Vuelva a ajustar sus expectativas. Es importante ser realista sobre cuánto puede lograr su hijo mientras aprende de forma remota. No asuma que si su hijo adolescente no está haciendo algo que solía hacer bien, es porque no quiere hacerlo. Puede ver que su hijo tiene dificultades para comenzar u organizar su trabajo, pero esto puede deberse a que le falta la estructura y las señales en las que confiaba en el salón de clases. Siéntese con ellos y averigüe lo que no va bien y con qué están teniendo problemas. Tenga como objetivo brindar el apoyo suficiente para que tengan éxito y guíelos a generar sus propias soluciones a los problemas.
  • Reconozca y evite las discusiones recurrentes. Si bien puede esperar algún conflicto con su hijo adolescente, trate de evitar discusiones recurrentes sobre el mismo problema. Discutir sobre lo mismo indica que espera que su hijo adolescente haga algo que es demasiado difícil para él o que se opone firmemente a hacerlo. Si la tarea es demasiado difícil para ellos, trabaje con su hijo para dividirla en tareas pequeñas que son más manejables. Cuando un adolescente simplemente está reacio a hacer algo que no es difícil para ellos, involúcrelos en una conversación sobre cómo pueden superar su incomodidad y recompénselos cuando vea que están tomando pequeñas medidas para la tarea, como sentarse a su lado en el escritorio para comenzar su tarea.

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.