La agorafobia es la ansiedad extrema en ciertos tipos de lugares o situaciones, más comúnmente en espacios abiertos, transporte público, en una cola, en una multitud, fuera del hogar estando solo, o en lugares limitados, cerrados. Los niños con agorafobia temen que algo terrible puede suceder en estas situaciones, y que es posible no disponer de escape o ayuda para aliviar sus síntomas y sentimientos de ansiedad. Para los niños, los miedos con frecuencia están relacionados específicamente con perderse.

Síntomas

  • Miedo o ansiedad constantes casi toda vez que el niño se encuentra en cualquiera de las situaciones mencionadas antes.
  • Reacciones a las situaciones temidas desproporcionadas con respecto al peligro que representan en realidad
  • Síntomas similares al pánico tales como mareos, desfallecimiento y miedo a morir
  • Evitar activamente las situaciones que desencadenan ansiedad, soportándolas con ansiedad intensa, o requiriendo la presencia de un acompañante
  • Sufrimiento que impide el funcionamiento social o académico

Tratamiento

El tratamiento de primera línea para la agorafobia es la terapia cognitiva conductual (CBT, por sus siglas en inglés) que se puede combinar con medicamentos antidepresivos o contra la ansiedad.