Un trastorno específico del aprendizaje es una condición que afecta la capacidad de un niño para adquirir y aplicar habilidades de lectura, escritura y matemáticas. Los niños con trastornos del aprendizaje no son capaces de dominar las habilidades académicas propias de su edad, de su capacidad intelectual y de su nivel educativo. Puede que tengan dificultades para decodificar palabras, entender el significado de lo que leen, deletrear, expresarse por escrito, hacer cálculos y para dominar el razonamiento matemático.

El trastorno específico del aprendizaje es una nueva clasificación relativamente nueva que agrupa trastornos relacionados con la lectura (dislexia) y las matemáticas (discalculia) bajo un mismo grupo. Cuando un niño es diagnosticado con trastorno específico del aprendizaje, las áreas particulares de impedimento son descritas como parte del diagnóstico.

Síntomas del trastorno específico del aprendizaje

Síntomas relacionados con la lectura:

  • Dificultad para hacer rimas, asociar sonidos con símbolos, realizar secuencias y ordenar sonidos, y problemas para identificar y entender señales o logotipos en el entorno.
  • Empezar a hablar tarde y tener problemas persistentes para encontrar palabras para decir lo que quieren decir.
  • Dificultad para seguir instrucciones tanto simples como complejas.
  • Dificultad con palabras pequeñas, tales como omitir o leer dos veces palabras como el, y, pero, en.
  • Dificultad para pronunciar palabras nuevas y confusión con patrones.

Síntomas relacionados con las matemáticas: 

  • Dificultad para calcular.
  • Dificultad para razonar matemáticamente (resolver problemas).
  • Confundir símbolos básicos tales como “+” y “-”.
  • Cometer errores en cálculos sencillos: errores de un solo dígito o el orden de los valores puede ser incorrecto.

Diagnóstico del trastorno específico del aprendizaje:

Hay varios tipos de evaluaciones que analizan cómo un niño procesa la información, incluyendo evaluaciones educacionales, las cuales evalúan la capacidades en lectura, escritura, matemáticas y ortografía, y evaluaciones neuropsicológicas, las cuales realizan un amplio perfil de las habilidades del niño en razonamiento, aprendizaje, memoria, procesamiento visual y auditivo, comprensión auditiva, expresión verbal, función ejecutiva y las habilidades académicas.

Si se sospecha que un estudiante tiene un trastorno del aprendizaje, la escuela está obligada legalmente a proporcionar una evaluación conforme la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés). También puede obtener una evaluación privada fuera de la escuela.

Tratamiento para el trastorno específico del aprendizaje:

A pesar de que no hay cura para el trastorno específico del aprendizaje, hay muchas maneras para mejorar las habilidades de lectura, escritura y matemáticas. El tratamiento usualmente incluye el fortalecimiento de las habilidades y desarrollar una estrategia de aprendizaje personalizada para aprovechar las fortalezas del niño. Por ejemplo, las herramientas de repetición y nemotécnicos pueden hacer que sea más fácil memorizar una fórmula matemática, y hacer un dibujo para ilustrar un ejercicio escrito puede ayudar a un niño a visualizar lo que se le está pidiendo.

Con frecuencia, el tratamiento para el trastorno específico del aprendizaje también incluye un sistema de educación multimodal. Si un niño tiene problemas para entender una asignatura visual o auditivamente, otros sentidos, como el del tacto, el gusto e incluso el olfato pueden tener un rol en el proceso de aprendizaje.

Un especialista en aprendizaje puede ayudar a determinar los servicios o ajustes en la escuela que puedan ayudar al niño. La psicoterapia, en particular la terapia cognitivo-conductual, también puede ser eficaz en el tratamiento de los problemas emocionales y de conducta que pueden acompañar a un trastorno específico del aprendizaje.

Suscríbase al boletín semanal.