Para los padres es importante saber si el uso de medicamentos estimulantes, como el Adderall para tratar el TDAH en niños, pone a sus hijos en riesgo de abusar las sustancias más tarde en su vida.

Este asunto lo vemos con mucha frecuencia en nuevas historias, las cuales se enfocan en el abuso de los medicamentos por los jóvenes que no tienen TDAH. Leemos sobre los estudiantes de universidad quienes toman medicamentos estimulantes para ayudarse a estudiar, medicamentos que compran de los otros estudiantes o que a veces engañan a los doctores para que se los prescriban. Nos enteramos de que algunos de que estos jóvenes empiezan a abusar de otras sustancias, a veces con consecuencias trágicas. Esto nos debería preocupar a todos, aunque no hay evidencia de que este brinco de la ayuda ocasional para el estudio al abuso de estimulantes se haya expandido.

Pero, ¿esto significa que los niños, que si tienen TDAH, pueden desarrollar una adicción si toman Ritalin o Adderall? Los estudios más recientes nos muestran que no.

No hay un riesgo mayor al tomar los medicamentos

Un estudio realizado por la UCLA (página en inglés) en el 2013 descubrió que, para los niños con TDAH, tomar medicamentos estimulantes en la infancia no aumenta ni disminuye el riesgo de ser adictos más tarde en la vida. El estudio analizó 15 estudios de largo plazo, los cuales siguieron a miles de niños y jóvenes de entre 8 a 20 años.

“Descubrimos que los niños no tenían un riesgo más elevado, ni tampoco más reducido de desarrollar trastornos de adicción al alcohol o al uso de sustancias como resultado de haber sido tratados con medicamentos estimulantes”, dijo el autor principal del estudio. “No encontramos ningún vínculo entre el uso de los medicamentos, como Ritalin, y el abuso futuro del alcohol, nicotina, marijuana y cocaína”.

El estudio debilita las afirmaciones de que el tratamiento del TDAH en la infancia aumenta el riesgo del abuso de sustancias, y también debilita un grupo de estudios previos analizados en 2003 que habían concluido que el tratamiento con medicamentos estimulantes en realidad reducía el riesgo del abuso de sustancias por un margen de más de la mitad. El nuevo análisis no encontró este efecto protector.

Suscríbase al boletín semanal.

El TDAH por sí mismo incrementa el riesgo a la adicción

Aquí es en donde se complican las cosas: sigue siendo un hecho que los niños con TDAH están más predispuestos al abuso de las sustancias que otros niños. Hace dos años, el mismo grupo de investigadores de UCLA concluyó que los adolescentes y jóvenes con TDAH tienen un riesgo de dos a tres veces mayor que los otros niños a desarrollar adicciones al alcohol y a las drogas. Pero el nuevo estudio muestra que el riesgo está vinculado al trastorno mismo y no al tratamiento. El abuso de sustancias es algo a lo cual todos los padres de los niños y jóvenes con TDAH deberían estar alertas, pero esta no es una razón para evitar el tratamiento.

“Para los padres cuya mayor preocupación hacia el Ritalin y el Adderall es el riesgo del posible abuso de sustancias en el futuro, este estudio les podría ayudar”, dice Steve S. Lee, autor senior de dicho estudio y profesor de psicología en UCLA.

No olvidemos que hay evidencia científica que muestra que los medicamentos para el TDAH pueden ser salvavidas para los niños con síntomas severos de TDAH y para sus familias. No para todos los niños y no para todas las familias, por supuesto. Estamos completamente de acuerdo con los que dicen que el Ritalin y el Adderall no pueden ser reemplazos baratos para las escuelas mediocres o servir como un esteroide de rendimiento para los jóvenes en la universidad.

Pero el problema de los diagnósticos descuidados no justifica la sugerencia descuidada de que a un niño, al que se le prescribe algún medicamento para tratar un TDAH severamente perjudicial, tiene un riesgo elevado hacia el abuso de sustancias.