Ask An Expert / Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Mi hija de 15 años ha recibido tratamiento para el TOC, pero sigue teniendo muchos síntomas. ¿Las sesiones a domicilio podrían ayudarla?

A veces los niños no pueden transferir las habilidades que aprenden en la consulta al entorno doméstico

Jerry Bubrick, PhD
Jerry Bubrick, PhD

Senior Clinical Psychologist, Anxiety Disorders Center

Child Mind Institute

Tengo una hija de 15 años que tiene TOC. Recientemente ha recibido tratamiento para su TOC, pero sigue teniendo una gran cantidad de obsesiones y compulsiones por gestionar. Estas se basan sobre todo en sus fluidos corporales y giran en torno al inodoro, la ducha, la ropa, y las cosas con las que los fluidos podrían haber entrado en contacto. Mi instinto siempre ha sido que si alguien pudiera trabajar con ella en nuestro hogar, lograría avances más efectivos. Su página web es el primer lugar que he visto que recomienda encarecidamente las sesiones en casa. ¿Puede explicar con más detalle en qué momento del proceso terapéutico se produce esto y qué hay que hacer para que tenga el mayor éxito posible?

Las sesiones en casa para niños con trastorno obsesivo-compulsivo o TOC (OCD, por sus siglas en inglés) no son tan comunes como deberían ser, y eso puede llegar a ser una barrera en el tratamiento.

Muchas veces los síntomas del TOC que se producen en casa también se producen fuera de ella: un niño se lava las manos repetidamente tanto si está en casa como en la escuela o en un restaurante. Podemos trabajar esos síntomas en la consulta con la terapia de exposición y prevención de la respuesta (EPR, por sus siglas en inglés), y las habilidades que el niño aprende para manejar esas obsesiones pueden transferirse o generalizarse a otros entornos, incluido el hogar.

Pero hay dos casos en los que las habilidades aprendidas con éxito en la consulta pueden no trasladarse al hogar.

En primer lugar, a veces hay algo que impide la transferencia de habilidades. Quizá sea porque el hogar es un refugio seguro para el TOC de la niña. La niña se esfuerza por controlar sus obsesiones en otros lugares y en casa es donde su TOC tiene rienda suelta. O le da demasiado miedo manejarlas en casa porque sus síntomas son más intensos allí, quizás incluso en zonas específicas de la casa.

Pero para algunos niños puede haber síntomas que sólo se presenten en casa. En ese caso, no se va a obtener mucho beneficio de trabajar con ellos en la consulta porque no se va a sentir como algo real para la niña. Es como la diferencia entre leer acerca de un ejercicio y luego tratar de hacerlo en el gimnasio en lugar de tener un entrenador personal allí con usted.

Si un niño tiene problemas particulares con sus síntomas en casa, puede necesitar apoyo en el hogar para aprender a manejarlos. Y eso no significa que los padres lo acosen o lo presionen. El niño necesita una terapia específica para la situación con el fin de aprender a superar sus miedos en casa.

Pero antes de empezar las sesiones en casa, es importante que su hija aprenda cómo funciona la ERP y adquiera cierta experiencia practicándola en un consultorio. Es importante establecer los cimientos porque, si no lo ha hecho, le dará demasiado miedo empezar a hacerlo en casa. Primero tiene que desarrollar sus habilidades y su confianza en el médico que la está atendiendo, y luego abordar sus obsesiones y compulsiones en casa.