Ask An Expert / Medicamento

¿Puede el Adderall y otros medicamentos para el tratamiento del TDAH causar depresión?

Entender los medicamentos estimulantes y otros factores contribuyentes

Steven G. Dickstein, MD

Tengo un hijo de 15 años diagnosticado con TDAH. Él está tomando 20 mg de Adderall XR. ¿Puede el Adderall y los otros medicamentos para el tratamiento del TDAH causar depresión? El psiquiatra de mi hijo me dijo que los medicamentos como el Adderall también han sido prescritos para tratar la depresión. ¿Qué me pueden decir ustedes?

En general, el Adderall no se usa para tratar la depresión. Se ha encontrado que es más efectivo para tratar a los niños y adultos con TDAH.

Es posible que un niño al que se le ha prescrito Adderall, que es una mezcla de sales de anfetaminas, pueda empezar a mostrar comportamiento depresivo o tristeza. Hay varias explicaciones para describir esta reacción. Cuando la dosis de un estimulante es muy alta para un niño, él puede empezar a actuar de manera distinta o sedado. Si esto pasa, un psiquiatra tendrá que ajustar la dosis hasta que encuentren la que sea adecuada. Pero, un porcentaje pequeño de los niños con una prescripción de anfetaminas mezcladas, cerca del 5%, pueden volverse disfóricos o hasta deprimidos. Esta reacción emocional dejará de afectarlos cuando dejen de tomar el medicamento. De nuevo, les comento que esto les pasa a un porcentaje muy bajo de los niños.

Sin embargo, si su hijo se deprime mientras toma anfetaminas, usted tiene la opción de cambiar de medicamentos. Hay dos tipos de estimulantes que los doctores usan para tratar el TDAH, la anfetamina y el metilfenidato. A veces, una persona puede experimentar efectos secundarios al tomar uno de estos tipos de estimulante, pero al tomar el otro tienen una reacción mucho mejor. Así que si un niño reacciona mal o tiene efectos secundarios al tomar anfetaminas, su doctor debería considerar una prescripción de un medicamento con metilfenidato.

Los doctores también deberían pensar cuidadosamente su diagnóstico, ya que algunos síntomas de TDAH pueden parecerse a los síntomas de la depresión. La depresión interfiere en la concentración y puede resultar en dificultades en la escuela, por ejemplo. Es de ayuda considerar cuánto tiempo ha estado notando estos síntomas. Desde temprana edad, los niños con TDAH presentan síntomas de dificultades crónicas con la concentración y para prestar atención, mientras que los síntomas de la depresión son mucho más episódicos. Y claro, los niños con depresión presentan síntomas de tristeza, pena, desesperanza y problemas de sueño.

También es posible que los niños diagnosticados con TDAH desarrollen una depresión. Los niños con TDAH tienen un riesgo mayor de desarrollar un trastorno depresivo mayor. No está completamente claro el porqué, pero puede tener que ver con el hecho de que se topan con más problemas en su juventud, como las dificultades escolares, las dificultades con los padres y las dificultades con sus compañeros, y todos estos factores pueden desencadenar una autoestima desinflada. Afortunadamente, los dos trastornos se pueden tratar al mismo tiempo. En general, los doctores empiezan con el tratamiento del trastorno principal y luego añaden un tratamiento para el trastorno secundario.