Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Cómo funciona la terapia dialéctico-conductual (DBT)

El tratamiento para el trastorno límite de la personalidad se trata de hacer las cosas menos "blanco y negro"


La terapia dialéctico-conductual (DBT, por sus siglas en inglés) es una terapia basada en evidencia para el trastorno de la personalidad límite y otros trastornos de desregulación emocional, pero incluso el nombre puede ser confuso. El Dr. Alec Miller, profesor de la Albert Einstein College of Medicine and the co-founder of group practice Cognitive and Behavioral Consultants (página en inglés) en Nueva York, describe lo que significa “dialéctico” en la DBT, y cómo este enfoque puede ayudar a las personas con conductas muy problemáticas. Uno de los puntos clave: ser capaz de comprender y tener en cuenta dos opiniones diferentes de una situación. En otras palabras: ver el punto de vista de otra persona.

Transcripción del video:

¿Qué es La terapia dialéctico-conductual para el trastorno límite de la personalidad?

La DBT es un tratamiento multimodal desarrollado originalmente para personas que tenían conductas fuera de control bastante significativas, incluidas conductas potencialmente mortales y otros tipos múltiples de problemas con las emociones y las conductas.

Y desde entonces, ha sido adaptado para adolescentes que se autolesionan, que tienen tendencias suicidas y otro tipo de comportamientos que son difíciles de manejar en entornos ambulatorios.

Nosotros usamos un modo de tratamiento ambulatorio para enseñar habilidades a los niños y a sus padres para que el adolescente tenga terapia individual y para que utilice al terapeuta individual como entrenador para generalizar las habilidades durante la semana, de tal manera que, cuando se desregulen [piensen], ¿qué puedo hacer para reducir las posibilidades de que me involucre en estos comportamientos problemáticos?

Nos referimos a la terapia dialéctico-conductual, el concepto dialéctico tiene que ver con el reconocimiento de múltiples verdades en la cosmovisión del adolescente y de los padres en lugar de “yo tengo razón y tú estás equivocado”.

Así que estamos tratando de reconocer que hay al menos dos, si no más, perspectivas para considerar y mantener al mismo tiempo.

Por ejemplo, estoy haciendo lo mejor que puedo por un lado y necesito hacerlo mejor al mismo tiempo. Esa es una verdad dialéctica y es útil porque cuando los adolescentes y los padres se enojan, tienden a polarizarse mucho y a adoptar formas de pensar en blanco y negro, correctas e incorrectas, y queremos abrir sus mentes para tener diferentes perspectivas que puedan hacer que reduzca la intensidad de su desregulación emocional.