Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Cómo puedo aumentar las interacciones positivas con mi hijo que tiene TDAH y dislexia?

Respuesta de Mary Rooney, PhD

Q ¿Cómo puedo aumentar las interacciones positivas con mi hijo que tiene TDAH y dislexia? Parece como si siempre lo estuviera persiguiendo para hacer las tareas o practicar ejercicios de habla y lenguaje.

Los niños con TDAH y dislexia definitivamente necesitan mucho más impulso. Reciben muchas órdenes de sus padres, y también reciben muchos comentarios negativos. Se acostumbran a escuchar “¿por qué no has hecho esto todavía?” o “¡ya te lo he dicho cinco veces!”.

Para ayudar a compensar y frenar el flujo de comentarios negativos, los padres pueden practicar la búsqueda de lo positivo en las pequeñas cosas positivas que su hijo hace a lo largo del día. Una excelente manera de hacerlo es enfocarse en lo que llamamos “atrapar a su hijo portándose bien”. Suelo animar a los padres a que elijan una o dos cosas que su hijo hace a veces y que les gustaría que hiciera más a menudo. Para muchos padres, se trata de cosas como seguir las instrucciones a la primera o jugar amigablemente con un hermano. Entonces, cuando su hijo siga sus instrucciones la primera vez que usted se lo pida, dígale: “¡Gracias por hacer lo que te pedí de inmediato!”. Cuando lo vea teniendo una interacción positiva con un hermano o un amigo, diga: “¡Oh, qué bien están jugando juntos!”. Intente elogiar estas pequeñas cosas que suceden a lo largo del día.

También trate de asegurarse de que está elogiando a su hijo de manera efectiva. Los elogios efectivos lo ayudan a escuchar realmente lo que usted le dice y asimilar sus comentarios para poder mejorar su comportamiento. La primera regla del reconocimiento efectivo es etiquetar lo que usted está elogiando. En lugar de simplemente decir “¡buen trabajo!”, es mejor describir lo que hizo bien. “¡Qué buen trabajo hiciste al levantarte de la cama a tiempo esta mañana!” o “¡qué bien que te pusiste los zapatos rápidamente!”. Si usted etiqueta claramente estos hechos positivos, y lo hace repetidamente, verá una mejora en estos comportamientos con el tiempo, así como una mejora en su relación. Puede que necesite mucha práctica y concentración de su parte, pero realmente funciona.

También es importante planear un tiempo de calidad a solas con su hijo. Cuando un niño recibe muchas órdenes y comentarios negativos a lo largo del día, ofrecemos a sus padres pautas para estructurar el tiempo de calidad. Específicamente, proponemos que el niño dirija la actividad, y que los padres se abstengan de decirle lo que debe hacer o de evaluar su actividad o rendimiento, ni de forma positiva ni negativa. Esto le da al niño la oportunidad de expresarse y a usted de introducirse un poco en su mundo. Guiar a su hijo hacia una actividad no competitiva que no requiera mucha instrucción por parte de los padres es la clave para un tiempo de calidad exitoso. Actividades como jugar con plastilina, lanzar tiros de baloncesto, dibujar o jugar con bloques de construcción son a menudo buenas opciones. Descubrirá que hacer esto varias veces a la semana, aunque solo sea durante 15 minutos cada vez, puede sentar las bases para mejorar la relación con su hijo.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]