Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

En primera persona: Sophie aprende a controlar el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

"Algunas palabras empezaron a molestarme, y empecé a lavarme mucho las manos. Y luego fue empeorando".

Una entrevista con Sophie, de 10 años, que recibió tratamiento de parte del Dr. Jerry Bubrick para su TOC. Durante la entrevista, Sophie lee ocasionalmente un libro sobre su TOC y el trabajo que realizó para superarlo que escribió e ilustró ella misma. La madre de Sophie habla sobre el tratamiento de Sophie aquí.

¿Qué edad tenías cuando empezaron tus problemas con el TOC?

Sophie: Creo que tenía unos siete años.

¿Cómo empezó?

Sophie: Algunas palabras empezaron a molestarme, y empecé a lavarme mucho las manos.  Y luego fue empeorando, con más palabras y duchas de 40 minutos.

¿Puedes leer algunas de las palabras y sonidos que te molestaban?

Sophie: Cariño, hermoso, precioso, cálido, suave, crema, shh, respirar, frotar, increíble, amor, piernas cruzadas, besos, “besar” la palabra y genial.  Pero ahora todas esas palabras están fuera de mi lista.  ¡Y no pueden volver!

¿Qué pasaba cuando escuchabas esas palabras?

Sophie: Me enfadaba mucho.  Pero luego las superé.

¿Qué hacías cuando las personas decían esas palabras?

Sophie: Les gritaba.  Y les hacía pedirme disculpas.  Y lo hacían.  Mi TOC me decía: “Tienes que decir eso, de lo contrario vas a tener un día terrible”.  Y realmente yo tenía el control, y no tenía que decir eso.  Pero realmente no lo sabía.  Y el Dr. Bubrick me enseñó a darme cuenta de eso.

“Lo llamé Leaf (hoja) porque está en la parte de los ganglios basales de mi cabeza. Así que es una especie de hoja y de hiedra. Hice dibujos de Leaf, y por qué es malo: Leaf me hace sentir mal, me hace sentir enojada. Me hace sentir que quiero morir”.

¿Y cuánto tiempo duró esto?

Sophie: Unos pocos meses.  Mi madre empezó a preocuparse porque creo que ya sabía lo que era el TOC.  Mi hermana mayor comenzó a preocuparse por mí y me contó algo muy especial que me gustaría compartir.  Hay una canción que se llama ” Lean on Me” (“Apóyate en mí”) y me dijo: “Sophie, ahora que tienes TOC quiero que te apoyes en mí cuando estés molesta y no puedas manejar nada”.  Ella tiene 12 años.

¿Qué pasó cuando empezaste a ver al Dr. Bubrick?

Sophie: Al principio hablábamos mucho.  Y luego empezamos a colorear, porque él sabe que me gusta mucho colorear.  Así que quería que fuera divertido para mí.  E hice un libro que tiene más de treinta, como cuarenta páginas, y es como la historia de mi TOC.  Lo ilustré y lo escribí.

¿Quién es Leaf?

Sophie: Leaf es lo que yo llamo mi TOC.  Jerry no quería llamarlo TOC.  Así que lo llamé Leaf porque está en la parte de los ganglios basales de mi cabeza.  Así que es una especie de hoja y hiedra.  Hice dibujos de Leaf, y por qué es malo: Leaf me hace sentir mal, me hace sentir enojada.  Me hace sentir que quiero morir.

Leaf me pone triste y me hace daño, y es muy mandón.  Es la gran autoridad.  Y tiene muchas reglas.

Aquí hay una foto del equipo de personas que me están ayudando: el equipo de envenenadores de Leaf:  Mi mami, mi papi, mis hermanas, mis médicos y mis abuelos.  Este es el sueño de mi abuela: Cuando Leaf consiguió un boleto de ida a la luna.

Esta es una página que dice: Leaf miente.  Y Leaf dice que me enfade si alguien no dice “lo siento”, Leaf dice que me ensuciaré si no me lavo las manos, y Leaf dice “no puedes con nada”.

Y cosas que haré para luchar contra Leaf: contener mi reacción, estar tranquila, hacer exposiciones, cosas así.  Luché contra Leaf, y escribí: “He vencido a Leaf”.

“Fue muy difícil las primeras veces. Me iba enfadando porque me decía palabras. Pero después de unas semanas empecé a cogerle el gusto. Empezamos a tener sesiones increíbles”.

¿Puedes contarnos cómo es el trabajo de las exposiciones?

Sophie: Bueno, el Dr. Bubrick dice las palabras.  Normalmente, Leaf se despierta y yo me enfado.  Pero tengo que contener mi reacción. Completamente.

¿Y cómo funcionó la primera vez que lo intentaste?

Sophie: Salí furiosa.  Y le grité.  Fue muy difícil las primeras veces.  Me iba enojando porque me decía las palabras.  Pero después de unas semanas empecé a acostumbrarme.  Empezamos a tener sesiones increíbles.  Y luego tuvimos sesiones aún mejores, y entonces empezamos a salir juntos, como a dar paseos por Grand Central, y fuimos a tiendas tontas, y fue muy divertido.  Hay una tienda llamada Pylons.  Ni siquiera voy a decirte la cosa más tonta.  No puedo decírtelo…  Era un libro sobre pedos.  Y tenían una caja de pañuelos, era como una cubierta, y era la cara de un niño con una nariz de cerdo y el pañuelo salía de la fosa nasal del cerdo.

¿Cuál era la idea de estos paseos?

Sophie: Veíamos a la gente cruzar sus piernas y descruzarlas.  Y nos gustaba, simplemente nos divertíamos.

¿Te llevas mejor con tus amigos?

Sophie: Especialmente con mi mejor amiga.  Nos peleábamos porque decía que mi TOC no era importante para ella, y que no tenía que tener cuidado con él.  Y luego, cuando Leaf se hizo pequeño, como con una sola espina, nuestra amistad mejoró mucho.  Y ahora volvemos a ser las mejores amigas.  Y mi relación con mi mamá mejoró mucho.  Cuando estaba luchando contra el TOC, ella realmente me ayudó.

¿Qué sigue?

Sophie: El Dr. Bubrick me dijo: “Sophie, ¿qué sería lo mejor que podrías conseguir después de que tu TOC haya desaparecido?”  Y yo dije: “Bueno, Jerry, realmente quiero un cachorro”.  Él dijo: “Tenemos que trabajar muy duro, y tenemos que seguir luchando contra el TOC hasta que ganemos”.  Y creo que hemos llegado muy lejos.

Así que un día tuve una sesión muy buena, y mi madre y yo encontramos a mi cachorro.  Es un Cavapoo, una mezcla de un Cavalier y un King Charles Spaniel y un poodle.  Ya elegí el nombre y lo visité cuatro veces.  Lo están guardando para mí.

Haga clic aquí para leer una entrevista con la madre de Sophie, Laura.