Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Mi hijo de 6 años tiene problemas por ser desafiante en la escuela, pero no vemos nada de este comportamiento en casa. ¿Qué puedo hacer?

Answered by Matthew H. Rouse, PhD, MSW

Q A mi hijo de seis años le cuesta mucho trabajo ir a la escuela. Lo suspendieron por dos días, y lo tuvimos que recoger, y ahora está en suspensión en la escuela. Es insolente, se enoja, y se vuelve loco y lanza cosas, da golpes, y se niega a escuchar. No hace esto en casa. Discute un poco y a veces, cuando se le dice por primera vez que haga algo, puede decir que no quiere hacerlo, pero enseguida lo hace. Nunca le hemos visto pegar a un niño. Me he sentado en el salón de clases y nunca lo he visto hacer esto. La escuela está harta y quiere que lo "arregle". He tratado de castigarlo, ingresarlo a terapia, quitarle juguetes, premiar su buen comportamiento, y nada funciona en la escuela. El problema es que las cosas que hace en la escuela no las hace en casa, así que no puedo enseñarle. Tomaré cualquier consejo que pueda obtener.

Esta parece ser una situación difícil. Es desafortunado que se sienta presionado por la escuela sin que se le ofrezca mucho apoyo. En general, parece que sus instintos para recompensar su comportamiento positivo y conseguir que se conecte con un profesional de la salud mental son precisos. Hay pruebas científicas que demuestran que sus habilidades como padre son efectivas, porque él se comporta bien en casa. ¡Eso es genial!

Para extender el comportamiento positivo que usted observa en casa al comportamiento de su hijo en la escuela, primero debe asegurarse de que estos comportamientos no tengan algo que ver con un problema de aprendizaje subyacente. A veces los niños con problemas de aprendizaje no diagnosticados se frustran tanto que son agresivos o tienen crisis. A veces se portan mal para evitar que tengan que terminar algo difícil, o para salir de una clase o actividad que les resulte particularmente difícil. Usted querrá asegurarse de que lo que esté impulsando el comportamiento de su hijo no sea un problema de aprendizaje.

En segundo lugar, sería buena idea hablar con sus maestros acerca de la implementación de algún tipo de plan de recompensa coordinado que dependa de su comportamiento positivo en la escuela. Concéntrese sólo en un par de conductas específicas que le gustaría ver, por ejemplo “Permanecer en el asiento durante la clase”. Pídale a los maestros que le digan qué tan bien está llevando a cabo estas conductas a lo largo del día en la escuela. Cada éxito gana puntos para algún tipo de recompensa que sea significativa para él, ya sea el tiempo en la computadora o alguna otra cosa en la que usted y él estén de acuerdo. Además, no le quite puntos por mal comportamiento, manténgase enfocado en los comportamientos positivos. Con este tipo de sistema, tendrá una buena idea de lo que sucede cada día y estará motivado para mejorar su comportamiento en la escuela. La comunicación frecuente con sus maestros, les mostrará que usted está tratando seriamente de hacer algo con respecto al comportamiento de su hijo. Es probable que sean mucho más compasivos y le quiten parte de la presión que usted como padre sufre.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]