Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

El trastorno dismórfico corporal es una condición de salud mental en la que los niños sienten una preocupación extrema por su aspecto físico. Los niños con trastorno dismórfico corporal se molestan mucho ante un diminuto defecto de su apariencia. A veces esa imperfección ni siquiera existe. Este trastorno se llama a veces “fealdad imaginada”.

Los niños con trastorno dismórfico corporal suelen sentirse muy acomplejados. Puede que no quieran ir a la escuela o ver a sus amigos por la imperfección de su aspecto. Puede que intenten tapar lo que les molesta con ropa o maquillaje, o incluso que quieran operarse para corregirlo. Sin embargo, los cambios físicos no hacen que los niños con trastorno dismórfico corporal se sientan mejor. Encontrarán alguna cosa que les preocupe sin importar su aspecto real.

Los niños que tienen un trastorno obsesivo-compulsivo o TOC son más propensos a desarrollar un trastorno dismórfico corporal. Este trastorno se manifiesta más o menos en la misma proporción en niños y niñas.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno dismórfico corporal?

A diferencia de un trastorno alimentario, el trastorno dismórfico corporal no se centra necesariamente en el peso o la grasa corporal. Suele comenzar alrededor de los 12 o 13 años.

Los niños con trastorno dismórfico corporal muestran síntomas como:

  • Demasiada preocupación o vergüenza por su aspecto
  • Creer que un pequeño defecto los hace feos
  • Obsesión por preocuparse por una parte específica del cuerpo, como la nariz o los dientes
  • Pasar mucho tiempo mirándose al espejo, o evitar los espejos por completo
  • Buscar constantemente seguridad sobre su aspecto
  • Negarse a aparecer en las fotos
  • Querer una cirugía estética
  • Depresión
  • Ansiedad social
  • Preocupación que se interpone en la vida diaria

¿Cómo se diagnostica el trastorno dismórfico corporal?

Puede ser difícil diagnosticar el trastorno dismórfico corporal, porque puede parecerse a otros trastornos como el TOC (OCD, por sus siglas en inglés), y los trastornos alimentarios. A veces a los niños les cuesta decir que están molestos por su aspecto.

Para que el trastorno dismórfico corporal sea diagnosticado, el niño tiene que estar tan molesto por su aspecto que le cause problemas en su vida diaria. Este trastorno suele diagnosticarse mediante una combinación de exámenes físicos y evaluaciones psicológicas.

¿Cómo se trata el trastorno dismórfico corporal?

El tratamiento del trastorno dismórfico corporal suele ser una combinación de terapia cognitivo-conductual o TCC y medicación antidepresiva. La TCC (CBT, por sus siglas en inglés) ayuda a los niños a aprender a cambiar sus pensamientos negativos y los malos sentimientos sobre sí mismos.

En los casos severos, cuando un niño o adolescente corre el riesgo de hacerse daño a sí mismo, puede ser necesario recurrir a la hospitalización durante un tiempo.

La cirugía estética no se emplea como tratamiento del trastorno dismórfico corporal. Esto se debe a que los niños con este trastorno suelen empezar a preocuparse por un nuevo defecto en su apariencia tan pronto como el antiguo defecto cambie.