Trastornos de excoriación: ¿Qué es?

La excoriación, o rascarse la piel,  es un trastorno caracterizado por la acción de pellizcar la piel recurrentemente, provocando lesiones cutáneas. Algunos niños con este trastorno dicen que pellizcarse la piel los hace sentir bien, pero no todos los niños afectados con este trastorno lo hacen intencional o conscientemente. Algunos incluso pueden no recordar haberlo hecho. La excoriación puede causar dolor físico en la forma de culpa o vergüenza, y producir marcas, costras, infecciones en el lugar del rascado y daño del tejido cutáneo. El comienzo se produce más a menudo durante la pubertad.