Fobia específica: Diagnóstico

Para que se le diagnostique una fobia específica, un niño tendrá un miedo excepcional a algo que normalmente no se considera peligroso, y evitar el objeto de ese miedo causará un deterioro significativo de su funcionamiento ordinario. El miedo o la ansiedad deben producirse casi cada vez que el niño se encuentra con el estímulo, pero la respuesta puede variar en intensidad, desde el temor anticipado hasta un ataque de pánico total. Es común que las personas tengan múltiples fobias específicas, cada una de ellas desencadenada por un estímulo diferente.

  1. Las fobias específicas se clasifican comúnmente en cinco categorías:
  2. Tipo animal, si la fobia se refiere a animales o insectos
  3. Tipo ambiente natural, si la fobia se refiere a objetos como tormentas, alturas o agua
  4. Tipo inyección-sangre-lesión, si la fobia se refiere a recibir una inyección o ver sangre o una lesión
  5. Tipo situación, si la fobia se refiere a una situación específica como volar, conducir, túneles, puentes, espacios cerrados o transporte público y
  6. Otro tipo, si la fobia se refiere a otros estímulos como sonidos fuertes, personajes disfrazados, asfixia o vómitos.

Relacionado:

Por qué la ansiedad infantil suele pasar desapercibida (y sus consecuencias)