Guides

Guía de Especialistas de la Salud Mental

Si usted decide que necesita buscar ayuda para un niño que está teniendo dificultades, es posible que se encuentre frente a una desconcertante variedad de profesionales de la salud mental. Puede ser difícil entender cuáles son los conocimientos que cada uno ofrece, en qué se diferencia su formación, y cuál puede ser el más adecuado para su hijo.

En los secciones Quién Puede Ayudarle Con El Diagnóstico y Quién Puede Ayudarle Con El Tratamiento, le explicamos en detalle los tipos de profesionales de la salud mental que pueden ayudarle en diferentes situaciones. Aquí le mostramos una lista de especialistas y nos centramos en cuáles son sus áreas de conocimiento, formación, titulación y servicios que ofrecen.
Psiquiatra: Un psiquiatra es un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de trastornos psiquiátricos. Los psiquiatras generales tratan a adultos, pero algunos eligen diagnosticar y tratar a niños con trastornos psiquiátricos, incluyendo la prescripción de medicamentos, y psicoterapia. Los psiquiatras generales están completamente cualificados si han completado los exámenes nacionales que los convierte en “acreditados por el consejo” en psiquiatría general.

  • Psiquiatra Infantil: Los psiquiatras que tratan a niños y adolescentes son también médicos especializados en psiquiatría general con dos o más años de especialización en los trastornos psiquiátricos que surgen en la niñez y la adolescencia, incluyendo los trastornos del desarrollo. Los psiquiatras infantiles están cualificados para diagnosticar, prescribir medicamentos y para realizar psicoterapia. La Academia Americana de Psiquiatras de Niños y Adolescentes (American Academy of Child and Adolescent Psychiatrists, AACAP, por sus siglas en inglés) permite a los padres localizar a sus miembros a través de su buscador de psiquiatras. Los psiquiatras infantiles están totalmente cualificados si han completado los exámenes nacionales que los convierten en “certificados por el consejo” en psiquiatría infantil y adolescente, y también en psiquiatría general.
  • Psicofarmacólogo: Un psicofarmacólogo es un médico que se especializa en el uso de medicamentos psicoactivos para modificar el estado de ánimo, los sentimientos, la cognición y el comportamiento. Un psicofarmacólogo es un psiquiatra que se especializa en el uso de medicamentos para tratar trastornos psiquiátricos, pero debe saber cuándo otros tipos de terapia deben ser integrados con medicamentos en el plan de tratamiento, y ser capaz de ofrecer o remitir pacientes a otros profesionales para dicha terapia.
    Psicofarmacólogo Pediátrico: Un psicofarmacólogo pediátrico es un psiquiatra infantil que tiene formación, conocimientos y experiencia en el uso de medicamentos para el tratamiento de niños y adolescentes con trastornos psiquiátricos. En la mayoría de los casos, éste no será el único tipo de tratamiento recomendado para un paciente, y el médico le ofrecerá algún tratamiento adicional o le remitirá a otro especialista, coordinando dicha atención médica adicional.
  • Psicólogo: Los psicólogos están cualificados para diagnosticar y tratar trastornos psiquiátricos, pero no son médicos (MDs, por sus siglas en inglés), por lo que no pueden prescribir medicamentos. Los psicólogos tienen normalmente un doctorado (PhD o PsyD, por sus siglas en inglés). Durante su formación, el psicólogo puede especializarse en un área en particular, tal como la psicología infantil. Después de completar el doctorado, un psicólogo infantil ha de realizar como mínimo un año de trabajo clínico supervisado o “residencia” antes de poder obtener la licencia para ejercer. Dicha residencia podría o no ser realizada en un entorno de salud mental infantil. Los psicólogos más cualificados realizan una formación adicional postdoctoral en su área de especialización. Los psicólogos que han pasado una prueba nacional de competencia son acreditados por el Consejo Nacional de Psicólogos Profesionales (American Board of Professional Psychologists, ABPP, por sus siglas en inglés). Los psicólogos con un doctorado (PhDs, por sus siglas en inglés) reciben formación de postgrado entre 5 y 8 años en psicología clínica e investigación. Se forman como científicos y médicos clínicos, y participan regularmente en la realización de estudios clínicos. Los psicólogos con un PsyD, generalmente completan 4 años de formación universitaria especializada en técnicas clínicas, incluyendo pruebas y tratamiento. La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA, por sus siglas en inglés) mantiene una base de datos de sus miembros. Usted puede delimitar su búsqueda por las edades que cada profesional atiende y su área de especialización. Los psicólogos pueden utilizar varias formas de terapia cognitivo-conductual, adaptadas a trastornos específicos, tales como exposición y prevención de respuesta para trastornos obsesivo-compulsivos (TOC), y terapia de interacción entre padre e hijo para trastornos de comportamiento perturbador. Debido a que estos tratamientos implican técnicas basadas en la evidencia, es importante asegurarse de que el psicólogo que usted elija tiene formación y experiencia en el tratamiento que le recomiende. Los psiquiatras y psicólogos a menudo trabajan juntos para proporcionar cuidado a pacientes que responden bien a la combinación de medicación y terapia cognitivo-conductual.
  • Neuropsicólogos: Los neuropsicólogos son psicólogos que se especializan en el funcionamiento del cerebro y cómo éste se relaciona con el comportamiento y la capacidad cognitiva. La mayoría ha completado formación postdoctoral en neuropsicología. Deben tener un doctorado (PhD o PsyD por sus siglas en inglés). Los neuropsicólogos pediátricos han realizado formación postdoctoral en pruebas y evaluación. Éstos realizan evaluaciones neuropsicológicas, las cuales miden las fortalezas y debilidades de un niño en una amplia gama de tareas cognitivas, y proporcionan a los padres un informe que destaca dichas fortalezas y debilidades cognitivas, y forma la base para desarrollar un plan de tratamiento. El informe también sirve como evidencia para solicitar adaptaciones en la escuela, y como base para medir si las intervenciones son efectivas o no. Los neuropsicólogos también trabajan de manera individual con niños que tienen dificultades en la escuela, para ayudarles a trazar estrategias de aprendizaje que les permita desarrollar sus fortalezas y compensar sus debilidades. Los neuropsicólogos que han aprobado los exámenes nacionales de competencia están certificados por el Consejo Americano de Psicólogos y Neuropsicólogos Profesionales (American Board of Professional Psychologists-Neuropsychology, ABPP-N, por sus siglas en inglés). La Asociación Americana de Neuropsicología Clínica (American Association of Clinical Neuropsychology) mantiene una lista de sus miembros.
  • Psicólogo Escolar: Los psicólogos escolares están formados en psicología y educación, y reciben un título de Especialista en Psicología Escolar (SSP, por sus siglas en inglés). Éstos pueden identificar problemas de aprendizaje y de conducta, evaluar a los estudiantes para servicios de educación especial, y promover salud social, emocional y conductual. La Asociación Nacional de Psicólogos Escolares (National Association of School Psychologists) ofrece más información.
  • Trabajador Social: Un trabajador social clínico acreditado (LCSW, por sus siglas en inglés) tiene una titulación académica en trabajo social y recibe su licencia de agencias estatales. A los LCSW se les requiere tener una significativa formación supervisada y especialización en psicoterapia clínica. Los LCSW no prescriben medicamentos, pero con frecuencia trabajan con la familia y su médico para coordinar los cuidados. En el entorno escolar, éstos ofrecen regularmente asistencia a niños con problemas de conducta y a los maestros que trabajan con ellos. La Asociación Nacional de Trabajadores Sociales (National Association of Social Workers) proporciona herramientas para localizar ayuda.
  • Psicoterapeuta: Éste es un término que se usa generalmente para describir a alguien que practica alguna forma de psicoterapia para tratar las enfermedades mentales. Tanto psiquiatras, como psicólogos y trabajadores sociales usan el término psicoterapia para describir lo que hacen. Sin embargo, debido a que el término “psicoterapeuta” es un término autodesignado, no todo el que se hace llamar “psicoterapeuta” o “terapeuta” está acreditado para hacerlo, dispone de la correspondiente experiencia, o dispone de formación en el área de trabajo que declara. Si está considerando ser visto por alguien descrito como psicoterapeuta, asegúrese de preguntar cuál es su formación, si está acreditado, y qué tipo de tratamiento ofrece.
  • Pediatra: Los pediatras son médicos que se especializan en tratar a niños y adolescentes. Éstos tienen 3 años de formación después de la carrera de medicina y son normalmente el primer profesional consultado por los padres cuando les preocupa que su hijo pueda tener algún problema psiquiátrico o de aprendizaje. Como médicos, los pediatras están autorizados para prescribir todo tipo de medicamentos, pero puede que tengan poca o ninguna formación en trastornos psiquiátricos, y escasa experiencia con medicamentos psicotrópicos. Es posible que tampoco puedan dedicarle a cada paciente el tiempo necesario para realizar una evaluación diagnóstica cuidadosa y una monitorización regular de la evolución del niño. Algunos pediatras ejercen en redes que les permiten consultar a un especialista o invitar a un especialista a hacerse cargo del tratamiento del niño.Los padres que no estén cómodos con los cuidados que ofrece su pediatra (o cuyo pediatra no se esté cómodo tratando a su hijo) deben buscar a un especialista; si está tomando medicamentos, a un psiquiatra infantil. Los pediatras también realizan pruebas médicas que pueden ser importantes para descartar causas no psiquiátricas de síntomas preocupantes.
  • Pediatras del Desarrollo y Comportamiento: Los pediatras del desarrollo y del comportamiento son subespecialistas pediátricos que han completado 2 años adicionales de formación en evaluación y tratamiento de problemas del desarrollo y del comportamiento, por lo que pueden ofrecer más conocimientos y experiencia que un pediatra general cuando se trata de niños con trastornos del desarrollo, a pesar de que puede que no tengan formación en psiquiatría ni experiencia con medicamentos psicotrópicos. La Sociedad para Pediatras del Desarrollo y el Comportamiento (Society for Developmental and Behavioral Pediatrics) tiene un listado con médicos de esta especialidad.
  • Neurólogos: Un neurólogo es un médico que se especializa en trastornos del sistema nervioso; lo cual por supuesto, incluye el cerebro. Los neurólogos pueden identificar el origen dentro del sistema nervioso de algunos síntomas preocupantes y asisten en el tratamiento de trastornos neurológicos y del neurodesarrollo, incluyendo parálisis cerebral y epilepsia.
  • Neurólogo Pediátrico: Los neurólogos infantiles completan 5 años de formación y experiencia clínica en pediatría y neurología pediátrica después de la carrera de medicina. Los neurólogos pediátricos se especializan en el tratamiento de trastornos del neurodesarrollo, incluyendo discapacidades intelectuales, como el síndrome de Tourette, TDAH y problemas de aprendizaje. La Sociedad de Neurología Infantil (Child Neurology Society) ofrece más información en su página web.
    Enfermero Facultativo de Psiquiatría Pediátrica: Los enfermeros facultativos tienen un título superior (una licenciatura o un doctorado), y pueden prescribir medicamentos. Un enfermero facultativo de psiquiatría pediátrica tiene formación en el tratamiento y monitorización de niños y adolescentes con trastornos psiquiátricos. Algunos forman parte de un equipo en una clínica pediátrica, otros practican de manera independiente. La Academia Americana de Enfermeros Facultativos (American Academy of Nurse Practitioners) tiene una herramienta para localizar a sus miembros.