Guía para maestros sobre el TDAH en el salón de clases

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH (ADHD, por sus siglas en inglés), es una condición que hace que sea particularmente difícil para los niños concentrarse, estarse quietos, seguir instrucciones y controlar el comportamiento impulsivo. Esta guía se centra en lo que los educadores deben saber sobre la enseñanza a los niños con TDAH: cómo afecta a los niños en el aula (tanto a las niñas como a los niños) y cómo los maestros podemos ayudar a los niños con el trastorno a tener éxito en la escuela.

Enseñar a niños con TDAH

Muchos niños con TDAH muestran señales del trastorno de atención antes de llegar a la edad escolar. Pero no es hasta que entran a la escuela, donde empiezan a tener problemas para cumplir con las expectativas de los niños en su grado, y es cuando la mayoría son referidos para el diagnóstico.

Por eso es importante que los educadores estén bien informados sobre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, que sean capaces de reconocer a los niños que pueden tener problemas con el TDAH, pero que también sean conscientes de que los síntomas y comportamientos asociados con el TDAH también pueden tener otras explicaciones posibles.

Síntomas del TDAH

Hay tres tipos de comportamiento involucrados en el TDAH: falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Por supuesto que todos los niños pequeños tienen problemas ocasionalmente para prestar atención a los maestros y padres, permanecer en sus asientos y esperar su turno. Los niños sólo deben ser diagnosticados con TDAH si su comportamiento es mucho más extremo que el de otros niños de su edad en estas áreas.

Estos síntomas del TDAH se dividen en dos grupos: de falta de atención e hiperactivos-impulsivos. Algunos niños principalmente muestran comportamientos de falta de atención, y otros, predominantemente hiperactivos-impulsivos. Pero la mayoría de los que tienen TDAH tienen una combinación de ambos, lo que puede hacer muy difícil que se desempeñen bien en la escuela.

A continuación, se muestran los signos de comportamiento del TDAH que se pueden observar en la escuela en esas dos categorías.

Síntomas de falta de atención del TDAH:

  • Comete errores por descuido en los trabajos escolares, pasa por alto detalles
  • Se distrae o se desvía fácilmente
  • Tiene dificultades para seguir las instrucciones
  • No parece estar escuchando cuando se le habla directamente
  • Tiene problemas para organizar sus tareas y pertenencias
  • A menudo no termina el trabajo en la escuela o las tareas en el aula
  • A menudo evita o se resiste a las tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido, incluyendo hacer las tareas
  • A menudo pierde tareas, libros, chaquetas, mochilas, equipo deportivo

Síntomas hiperactivos o impulsivos del TDAH:

  • A menudo se inquieta o retuerce
  • Tiene problemas para permanecer en su asiento
  • Corre y sube donde es inapropiado
  • Tiene problemas para jugar tranquilamente
  • Es extremadamente impaciente, no puede esperar su turno
  • Siempre parece estar “en movimiento” o “impulsado por un motor”
  • Habla en exceso
  • Emite respuestas antes de que se complete una pregunta
  • Interrumpe o se entromete en las conversaciones, actividades, posesiones de otros

Comportamiento del TDAH y deficiencia severa

Es importante tener en cuenta que no todos los niños que tienen mucha energía o son impulsivos tienen TDAH. A los niños se les diagnostica TDAH sólo si demuestran estos síntomas con tanta frecuencia que causan dificultades reales en al menos dos ambientes: en la escuela y en la casa. Y el patrón que les está causando la deficiencia severa persiste por lo menos durante seis meses.

La diferencia entre TDA y TDAH

El TDA o trastorno por déficit de atención (ADD, por sus siglas en inglés), es un término antiguo para el trastorno que ahora llamamos TDAH, o trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se llamó TDA hasta 1987, cuando se añadió la palabra “hiperactividad”. Algunas personas todavía usan el término antiguo, TDA, por costumbre, o porque es un término más familiar que TDAH. Algunos lo usan para referirse a niños con TDAH que no son hiperactivos.

Por qué la edad es crucial en el diagnóstico del TDAH

Dentro de cualquier aula hay un rango de edad de los estudiantes que abarca casi un año, y un año puede hacer una gran diferencia en la capacidad de un niño para autorregularse. Por eso es importante, cuando se enseña a niños con TDAH, y cuando se considera el comportamiento de un niño, compararlo con otros niños de la misma edad, y no con el rango de niños de su clase o grado escolar.

Dos estudios en los últimos años concluyeron que los niños más pequeños de su clase son desproporcionadamente diagnosticados con TDAH. Un estudio de Michigan encontró que los niños de kínder que son los más jóvenes de su grado tienen un 60 por ciento más de probabilidades que los mayores de su grado de ser diagnosticados con TDAH. Y no afecta sólo a los niños de kínder: un estudio de Carolina del Norte encontró que, en quinto y octavo grado, los niños más pequeños tenían casi el doble de probabilidades que los mayores de que se les recetaran medicamentos para el TDAH.

¿Por qué algunos niños con TDAH son propensos a tener comportamientos disruptivos?

El desafío y los arrebatos emocionales no son en sí mismos síntomas del TDAH, pero los niños con TDAH corren un mayor riesgo de desarrollar comportamientos disruptivos. Algunos niños que tienen TDAH tienden a frustrarse y abrumarse por las exigencias impuestas y no poder cumplir de manera consistente, debido a los déficits inherentes en la atención, el control de los impulsos y el control de su nivel de actividad.

Hacer las transiciones de una actividad a otra puede ser particularmente difícil para los niños con TDAH en el salón de clases, especialmente cuando implican detener alguna actividad que encuentran más estimulante que la que sigue. Los médicos lo llaman una incapacidad para “cambiar la atención”, y puede resultar en que los niños interrumpan la clase o se porten mal.

Otras causas de conductas que parecen TDAH

Un niño que parece no poder sentarse y estar quieto, que grita las respuestas en clase sin levantar la mano, que no termina su tarea, que parece soñar despierto cuando el maestro da instrucciones, estas acciones están asociadas con el comportamiento del TDAH, pero también pueden ser el resultado de otros factores, desde la ansiedad hasta el trauma, pasando por el hecho de ser más joven que la mayoría de los niños de la clase, y por lo tanto un poco menos maduro.

Por eso es importante que tanto los profesores como los padres sean conscientes de otras cosas que podrían estar influyendo en el comportamiento de un niño.

  • Falta de atención: Un niño desatento puede distraerse por una situación preocupante o dolorosa en casa, o porque está siendo acosado en el patio de recreo, y el recreo está a punto de comenzar. Si un niño con trastorno obsesivo-compulsivo o TOC no sabe la respuesta a la pregunta, parece que no estaba prestando atención, pero en realidad es porque estaba distraído por las obsesiones. Cuando un niño parece estar mirando por todas partes, excepto las páginas del libro que se supone que está leyendo, otra causa posible es que tenga un trastorno del aprendizaje.
  • Hiperactividad: Si un niño está inquieto cuando se supone que debe estar leyendo, puede tener problemas sensoriales que lo hacen sentir incómodo, o un problema de aprendizaje que le causa una gran frustración. Y si se levanta de su silla, puede ser porque se avergüenza de no ser capaz de hacer lo que los otros niños pueden hacer, e intenta ocultarlo.
  • Impulsividad: La ansiedad es otra condición, a menudo oculta, que puede hacer que los niños no puedan seguir las reglas o esperar su turno, o que se pongan nerviosos cuando están molestos.

Diferencias de género en el TDAH: ¿En qué se diferencian las niñas de los niños?

El estereotipo del TDAH es que los niños interrumpen la clase saltando de sus asientos, metiéndose en los asuntos de otros chicos o diciendo las respuestas sin levantar las manos. Pero las niñas también tienen TDAH, y tienden a ser diagnosticadas mucho más tarde porque sus síntomas son más sutiles.

  • La mayoría de ellas sólo tienen los síntomas de falta de atención del TDAH, y se consideran como soñadoras o tontas.
  • Si tienen los síntomas hiperactivos-impulsivos, es más probable que sean vistas como insistentes, hiperactivas o demasiado emocionales.
  • Las niñas impulsivas pueden tener problemas para ser socialmente apropiadas y tener muchas dificultades para hacer y mantener amigos.
  • A menudo se esfuerzan tanto por compensar sus debilidades que son capaces de ocultar sus desafíos.
  • La creciente conciencia, a medida que crecen, de que tienen que trabajar mucho más duro que sus compañeros sin TDAH son muy perjudiciales para su autoestima.
  • Las niñas que son crónicamente duras consigo mismas por sus errores pueden estar teniendo que lidiar con la idea de que son estúpidas o de que no sirven para nada.

¿Qué son las funciones ejecutivas?

Las funciones ejecutivas son las habilidades de autorregulación que todos usamos para realizar tareas, desde vestirnos hasta hacer las tareas. Estas incluyen:

  • Planificación
  • Organizar el tiempo y los materiales
  • Tomar decisiones
  • El cambio de una situación a otra
  • Controlar las emociones
  • Aprender de los errores del pasado

La mayoría de los niños con TDAH tienen déficits en algunas funciones ejecutivas, aunque no todos los niños con problemas de funciones ejecutivas tienen TDAH.

¿Cómo pueden los profesores ayudar a los niños con TDAH?

Los niños con TDAH en el salón de clases que tienen problemas para cumplir con las reglas y completar las tareas pueden beneficiarse de un sistema de boletas de calificaciones diarias que establezca metas de comportamiento positivo y gratificaciones para reforzar el comportamiento cuando cumplen con esas metas.

Los comportamientos deseados pueden ser que el niño permanezca sentado, que termine sus tareas escolares, que levante la mano antes de hablar. El niño recibe puntos por cumplir con éxito las metas, y sus padres reciben una tarjeta de informe de comportamiento diario, que les permite reforzar aún más el comportamiento positivo en la escuela con el elogio y los premios ganados.

Este sistema permite a los maestros centrarse en lo que el niño hace bien, en lugar de lo que no hace bien. Puede reforzar su autoestima y ayudarlo a sentirse positivo en la escuela.

Medicamentos más utilizados para el TDAH

A muchos niños con TDAH se les prescriben medicamentos estimulantes para ayudar a reducir sus síntomas. Hay dos clases principales de medicamentos estimulantes para el TDAH:

  • Medicamentos a base de metilfenidato: Ritalin, Methylin, Concerta, Metadate, Parche Daytrana, Ritalin LA
  • Medicamentos basados en la dextroanfetamina: Adderall, Vyvanse, Dexedrina, Focalin

También hay muchas fórmulas con diferentes tipos de liberación para los medicamentos estimulantes, que los hacen eficaces durante diferentes períodos de tiempo:

  • Las fórmulas de liberación rápida son efectivas durante unas cuatro a seis horas.
  • Las fórmulas de liberación prolongada duran de nueve a doce horas.

Los niños que toman las fórmulas de liberación rápida suelen recibir la medicación a mitad de la jornada escolar por parte de una enfermera de la escuela. El objetivo es mantener una dosis efectiva durante el día escolar, pero tener el medicamento para el TDAH fuera del sistema del niño a la hora de acostarse, para facilitar el sueño.